Otros deportes

Huracán Irene afecta al deporte

Washington. AFP Autoridades deportivas estadounidenses se vieron obligadas a posponer y reprogramar varios eventos deportivos de los últimos dos días, debido a los fuertes vientos y lluvias en la costa este del país causados por la llegada del huracán Irene.

El circuito de golf profesional (PGA Tour) redujo de 72 a 54 hoyos el torneo Barclays en Nueva Jersey, cerca de Nueva York, en previsión de que el campo del Club Campestre Plainfield sea impracticable en los días después de la tormenta.

La tercera ronda del evento fue adelantada para esta mañana, y si no puede ser completada, los resultados se tomarán sobre 36 hoyos para decidir un ganador. Las ubicaciones de este torneo determinarán los 100 jugadores que competirán la semana próxima en la segunda ronda del Barclays en Boston.

Funcionarios del Abierto de tenis de Estados Unidos, último Grand Slam del año que debe comenzar el lunes en Flushing Meadows, Nueva York, suspendieron a su vez hoy el Día Arthur Ashe, un evento anual de caridad para recaudar fondos a fin de promover el tenis entre los niños y jóvenes.

De su lado, la MLS anunció que el partido del Portland (donde milita el seleccionado costarricense Rodney Wallace) en casa del DC United de Washington fue pasado de la tarde a la noche de hoy.

Ya se había reprogramado para el 4 de octubre el esperado clásico entre Los Ángeles Galaxy y los New York Red Bulls (de Roy Miller). Igualmente, el juegos entre New England y Filadelfia Union fue pasado para el 7 de setiembre.

En las Grandes Ligas, los Mets de Nueva York anunciaron la posposición de los partidos del sábado y el domingo contra los Bravos de Atlanta. También se movieron para hoy juegos previstos para mañana en Boston y Filadelfia.

Además, el partido de la pretemporada de la Liga Nacional de futbol americano, entre los Jets y los Giants, ahora comenzará esta noche y no en la tarde.