Juan Diego Villarreal. 24 enero
La boxeadora costarricense Hanna Gabriel compartió con una niña en el mercado Roberto Huembes, en Managua, Nicaragua, previo a su pelea con la australiana Sarah Dwyer. Fotografía: Andrés Barboza.
La boxeadora costarricense Hanna Gabriel compartió con una niña en el mercado Roberto Huembes, en Managua, Nicaragua, previo a su pelea con la australiana Sarah Dwyer. Fotografía: Andrés Barboza.

Hanna Gabriel se siente como en casa en Managua, Nicaragua, donde este sábado expondrá su título mundial wélter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) frente a la australiana Sarah Dwyer, en la discoteca Baco en la capital pinolera, a partir de las 8:30 p. m.

La pugilista costarricense visitó este jueves el mercado Roberto Huembes, donde conversó con sus seguidores que le desearon suerte y esperan un triunfo frente a su oponente.

Los aficionados le pidieron autógrafos, fotografías y fue ovacionada al ser reconocida en las instalaciones del inmueble, donde venden diversos artículos.

Hanna Gabriel visitó un mercado en Managua antes de su pelea por título mundial

“La última vez que había peleado en Nicaragua fue en el 2009, por lo que la gente esta emocionada de que vuelva a disputar un combate en su país. Sinceramente estoy feliz por tener una pelea en un lugar que conoce de boxeo, donde aprecian lo que podemos hacer. Somos parte de la cartelera Nocaut a las Drogas, que tiene un concepto social muy importante “, expresó Gabriel.

“Los países del área están viviendo momentos complicados, por eso es necesario que todas las personas pongamos un granito de arena, porque es lo forma en que se puede hacer diferencia. Es necesario que las personas se llenen de amor y de solidaridad mediante el deporte, por lo que espero representar a Costa Rica de la mejor forma”, aseguró Gabriel.

Precisamente, Gabriel y Dwyer se vieron las caras por primera vez el pasado miércoles en la conferencia de prensa ofrecida para los medios locales, donde conversaron de la contienda y la expectativas de cada una de ellas.

“Gracias por la oportunidad de combatir en Nicaragua, de representar a las mujeres y llevar el mensaje de inspiración a grandes y chicos. No puedo vaticinar nada por respeto al deporte y a mi rival, pero les garantizo que estamos preparadas para un gran espectáculo. En el tinglado ganará la mejor estrategia y el mejor boxeo”, dijo Gabriel a Crónica Deportiva.

Por su parte, la peleadora australiana aseguró que tiene muy estudiada a la costarricense, por lo que espera una pelea muy disputada.

“Estoy agradecida por la oportunidad. Mi sueño es ser campeona y viajamos desde lejos para cumplirlo. Esta es una prueba de fuego, pero estamos listos para pelear en la corta o larga distancia. No podemos predecir nada, pero vamos a estar listos para cualquier situación que se presente”, confesó la australiana.