Juan Diego Villarreal.   19 julio
Hanna Gabriel (derecha) intercambió en más de una ocasión golpes con la argentina Abril Vidal, en un combate sumamente disputado que la tica ganó por decisión unánime y retuvo su cinturón de la AMB de las 154 libras. Fotografía: Jeffrey Zamora

Intentando mejorar en cada pelea, asimilando los conceptos boxísticos de su entrenador, Pedro González, y tratando de ser más técnica y tener mayor movilidad en el ring, Hanna Gabriel busca perfeccionar su estilo en cada combate.

La pugilista costarricense subió el miércoles al cuadrilátero por décima tercera ocasión en su carrera deportiva, a defender un título Mundial, logrando derrotar a la argentina Abril Tina Vidal por decisión unánime, por lo que se continúa reinando en la categoría de las 154 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Su palmarés quedó ahora con 22 combates, con 19 victorias, dos derrotas y un empate.

A sus 36 años, Hanna aún no piensa en el retiro y afirma que con cada reyerta aprende más gracias a las indicaciones de su entrenador y las enseñanzas de su esposo y también pugilista Bryan Tiquito Vásquez

“Mi equipo y yo hemos trabajado mucho en la condición, realizamos una preparación diferente, un poco más científica para poder dar mejor rendimiento. Vamos mejorando. Tienen que recordar que mi carrera como boxeadora empezó apenas hace 12 años y aunque realizamos avances importantes todavía hay mucho que mejorar”, confesó Gabriel.

Ver más!

La amazona manifestó que el aspecto físico es uno de los que más han cuidado, conscientes de que las peleas cada vez son ante rivales más difíciles y más jóvenes.

“En el último round ante Tina no me sentía cansada, ni agotada. Por el contrario, sentía que podía dar más. Sigo trabajando en mi defensa, pero todavía me cuesta ejecutarla bien acá arriba (se toca la cara). Pero no importa, todos estos souvenirs (golpes en el rostro) los llevo con orgullo. Lo importante es que el boxeo femenino está dando emociones, que quizás, el masculino no los está dando tanto y eso me llena de mucha satisfacción”, aseguró Gabriel.

Hanna tiene claro que el sacrificio por mantenerse activa, y ser competitiva no es fácil, más aún cuando debe cuidar su imagen ante sus seguidores, entrenar y llevar los diferentes aspectos que su carrera deportiva demandan.

“Le agradezco al público todo su apoyo, fue muy bonito ver la cantidad de personas que me acompañaron en la pelea ante Tina Vidal. A mis 36 años aún me quedan unos cuatro años más boxeando al máximo nivel. Me siento alagada de darles a ustedes esas emociones que tanto se han perdido en este deporte”, manifestó Gabriel.

A Hanna le molesta el desprecio que a su criterio se tiene por el boxeo femenino. Es del criterio que aquellos que critican no tienen idea de todo lo que se sacrifica un atleta para rendir en un cuadrilátero y hacer frente a un combate.

“La gente tiene que entender que enfrentamos peleas por campeonato mundial, que no son fáciles . Estoy cansada que siempre le dicen paquetes a las peleadoras y los oponentes. A la gente que nos dedicamos a trabajar día a día en el gimnasio. No tienen idea de lo que representa para que nos digan esas cosas”, puntualizó Gabriel.