Juan Diego Villarreal.   26 febrero
El entrenador Francisco Rivas, junto a su asistente Elizabeth Zumbado, en uno de los entrenamientos del equipo de la Asociación de Natación El Milenio, que entrena en el Club H2O. Fotografía: Cortesía Elizabeth Zumbado

¿Cuál es la evolución que ha tenido Cecilia Poll en la natación?

Siempre hemos sido muy precavidos. No me gustan las falsas expectativas que creamos o se crean solas, cosas de esas. No se olvide que mi primer proyecto fue en los 70 con María del Milagro París; el segundo fue en los 80 con Sylvia Poll; el tercero en los 90 con Claudia y en los 2000 inicié un nuevo proyecto con los Másters, en el cual estaba Claudia, y con los infantiles y juveniles que iban apareciendo, siempre con una tranquilidad especial. En los Máster hemos tenido muy buenos resultados, en los Mundiales y los Panamericanos hemos ido bien, pero con la pandemia nos retrasaron un poco. Con Cecilia Poll y los infantiles es el quinto proyecto con los cuales hemos venido trabajando y es un proyecto a largo plazo.

¿Cómo se desarrolló el trabajo con Cecilia Poll?

Se venía trabajando en el equipo de la Asociación de Natación El Milenio, que entrena en el Club H2O, en el grupo de infantiles y juveniles poquito a poco, con una serie de factores difíciles en el país, porque hay distancias que no se nadan. Costa Rica no tiene natación desarrollada con niños de 7 y 8 años por lo que nos fuimos atrasando. Entonces incursionamos en la parte internacional, fuera del país, pero todo con un sello de discreción, de tranquilidad y sobre todo de alegría porque no sabemos qué puede pasar cuándo los atletas son tan jóvenes. En este caso, desde el año pasado veníamos viendo los resultados. La pandemia nos complicó porque el 2020 era un año que estaba muy estructurado para serlo a nivel internacional, pero no se pudo lamentablemente. Ahora estamos con la expectativa de que podemos competir más veces y se va a poder ir desarrollando.

¿Cuál es la guía que se debe llevar con una niña como Cecilia?

Debemos tomar dos factores muy importantes. Uno es la edad que tiene (13 años) y su participación por edades, y otro el nivel absoluto, por género, en eso vamos trabajando. Recordemos que por su edad ella se puede aburrir en un año o dos años, en fin, no sabemos. Es por eso que hemos tenido mucho cuidado. Con la experiencia que tengo, hemos tratado de que el trabajo que se hace no sea de tema público, vamos tranquilos. Cecilia no es una sorpresa, es un proceso. Yo lo llamaría mi quinto proyecto en los 51 años que llevo trabajando. Solo algunos amigos, conocidos y especialistas iban viendo su crecimiento y lo siguen analizando.

¿Qué significado tiene el récord nacional de Cecilia en los 1500 metros (18:11.08) en la categoría de 13 a 14 años?

Este récord de Cecilia es un reflejo del programa que estamos llevando a cabo. Lamentablemente, ella debería estar mejor en las distancias largas, pero los reglamentos locales no le permitían y hago una observación técnica. Nosotros tuvimos que estar sacando a Cecilia a los Estados Unidos. Desde pequeña está nadando distancias largas en los Estados Unidos, en yardas. Hace dos años tuvo una competencia muy importante en Florida, donde ganó un evento de 1650 yardas (1508.76 metros) con tiempos realmente extraordinarios. Ella nadó por primera vez los 1500 metros en Costa Rica. Hasta ahora fue que debutó.

Es claro que al ser hija de Claudia y apellidarse Poll se crea una gran expectativa en torno a su desarrollo deportivo y aunque sean odiosas las comparaciones con el tiempo van a aflorar.

Es claro que al juntarse nuevamente los apellidos Poll y Rivas se crean expectativas. Pero debemos remontarnos a los años 70, cuando iniciamos el proceso con María del Milagro y lo continuamos con Sylvia en los 80, con Claudia en los 90 y los máster e infantiles en los 2000. No solo es Cecilia, como proceso hemos tenido experiencias que nos ayudarán a saber manejar estos temas y este tipo de situación.

¿Pero no cabe duda que las comparaciones van a venir?

No es solo a nivel local. Recordemos que tanto Sylvia como Claudia asistieron a los Centroamericanos, Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, Olimpiadas torneos Mare Nostrum, mundiales y habrá que convivir con ello, pero llegará su momento. Ya le mencionan por su mamá y el principal tema es la medalla olímpica y los récords mundiales. Son parámetros que ella tiene, pero de momento debe disfrutar, estar tranquila. Vienen tiempos interesantes para el futuro de la natación de nuestro país y poder darle muchas alegrías a Costa Rica.

El entrenador Francisco Rivas trabaja con un grupo de jóvenes de las categorías infantiles y juveniles del equipo de la Asociación de Natación El Milenio. Fotografías: Elizabeth Zumbado

¿Qué les dice a las personas que esperan cosas extraordinarias de Cecilia?

Que estén tranquilos, de allí sale el tema que no queremos exponerla todavía, no es momento de entrevistas o fotografías y además está el tema de su seguridad. A todas esas personas que están atentas de Cecilia les damos las gracias. Le pido que nos apoyen y a ella espiritualmente, al igual que a todos los atletas que están practicando deporte luego de la pandemia. No voy a engañar a nadie, poco a poco se van a ir dando cuenta, pero faltan muchas cosas.

¿Su especialidad serán las distancias largas?

Estamos combinando. Ella está en una edad muy interesante, la estamos preparando en otros estilos porque no ha terminado de desarrollarse completamente. Ella tiene talento, tiene mucha capacidad y quiero verla en otros estilos porque me asusta de pronto lo que estoy viendo. Con Cecilia hay tendencia con la larga distancia porque tiene más problemas en las cortas distancias y no se defiende tan bien como en la largas. También se abre un panorama interesante como por ejemplo en la distancia de los 200 metros dorso, donde es la número dos del país a nivel absoluto y por género. En dos años más me parece que debería estar plenamente formada.

¿Cómo es la vida de Cecilia en este momento?

Con Cecilia no hay privilegios. Es una niña de 1,70 metros de estatura que no falta al colegio por competencias y está apegada a su compromiso de estudio y la responsabilidad deportiva. Recuerde que Claudia estudió Administración en una universidad por las noches y entrenaba en las madrugadas. Cuando tenía competencia y debíamos viajar yo dormía en el avión y ella estudiaba.

¿Por qué continúa Francisco Rivas en la natación después de cinco décadas?

Yo sigo por pasión, porque todo lo logré en mi vida y no puedo lograr más, pero sí repetir y si lo hago es porque me encanta, lo disfruto, lo vivo. Para lograr resultados extraordinarios hay que trabajar demasiado, quizás es un aspecto que debo señalar. Estoy dedicado 24 horas al día, duermo poco por revisar números estadísticos y quizás allí es donde fallen otros entrenadores.