Arnoldo Rivera J.. 22 mayo, 2012
 Neal Gottlieb (con lentes) disfruta con sus jugadores y miembros de su cuerpo técnico del triunfo en el Apertura. De este modo, los naranjas ya son, al menos, los subcampeones de la temporada del 2012. | JORGE CASTILLO
Neal Gottlieb (con lentes) disfruta con sus jugadores y miembros de su cuerpo técnico del triunfo en el Apertura. De este modo, los naranjas ya son, al menos, los subcampeones de la temporada del 2012. | JORGE CASTILLO

Heredia. Sin que Neal Gottlieb lo advirtiera, sus pupilos lo bañaron de pies a cabeza con hidratante: rito usual para el coach triunfador en una serie final.

Se tomó el baño forzado con buen humor, pues minutos antes su equipo, Sanatura Desamparados, le ganó a Ferretería Brenes Barva la serie final por el torneo de Apertura del básquet masculino.

“Este equipo tiene corazón y este equipo nunca se rinde”, expresó el técnico desamparadeño, el domingo pasado, minutos después del triunfo ante los barveños, 72-76, en el segundo juego de la serie.

Amén de vencer a los ferreteros –algo que de por sí es noticia en el baloncesto de Costa Rica– Gottlieb ya tiene al menos el subtítulo de la presente temporada y deja a los hexacampeones remando contra la corriente para el Clausura que se inicia esta semana.

Hay que recordar que el estadounidense ya sabe lo que es doblegar a Barva, pues le ganó el Apertura 2007 con Saprissa Basket.

Sin embargo, luego perdió el Clausura y la final nacional, la oportunidad se esfumó y los ferreteros le pusieron el segundo eslabón a la que, ahora, es la cadena de títulos más larga del baloncesto masculino del país.

Revancha. “Perdí hace cuatro años y ahora tengo esta oportunidad gracias a mis jugadores; pero esto es de los jugadores, porque ellos tienen la pasión y esta noche (la del domingo) nosotros fuimos un mejor equipo”, sentenció.

“Esta es una tremenda victoria para la franquicia, pudimos regresar y derrotar a un equipo como Barva”, añadió Gottlieb.

Tiene muy claro que los barveños no se van a quedar de brazos cruzados, porque esto es apenas la mitad del camino.

“Barva tendrá un refuerzo (Franklyn Ferguson), pero yo creo en mi equipo y vamos a seguir creciendo. Barva tiene muchos años de jugar juntos y nosotros estamos aprendiendo eso”, añadió.

Sabe que los florenses quedaron tocados en el orgullo.

“Van a venir más peligrosos que nunca, pero mi equipo se está mejorando y aún no se ha visto lo mejor de este equipo”, comentó Gottlieb, sin ocultar su felicidad.