José Pablo Alfaro Rojas. 27 diciembre, 2018

Aunque parezca algo ilógico, el equipo campeón de la Vuelta a Costa Rica, Nestlé 7C Giant, concluirá el año y quedará en la cuerda floja.

Luego de ganar el evento más importante del ciclismo tico, la escuadra dirigida por Yurandir Leandro dejará de percibir la mayoría de ingresos de su patrocinador principal, Nestlé.

La determinación de la marca proviene de una directriz mundial, asegura Leandro, lo que obliga al equipo a reestructurarse o, en el mejor de los casos, a buscar un nuevo patrocinador.

El ciclista del Canel’s Specialized Román Villalobos (izquierda) y Bryan Salas del Nestlé 7C CBZ Giant ingresaron juntos a la meta en la etapa nueve de la Vuelta a Costa Rica, en su edición 54, que se corrió entre San Isidro de El General y Llano Grande. Fotografía: Luis Barbosa /CRCiclismo.

Leandro se ha reunido con cerca de 80 posibles sponsors desde que, en setiembre anterior, recibió la noticia de que Nestlé no continuaría como el principal patrocinador.

“Los muchachos que ganaron la Vuelta gozaron de una ayuda económica este año, pero, paradójicamente, en lugar de verse beneficiados el año siguiente, más bien su ingreso se verá disminuido o se eliminará del todo”, explicó Leandro.

Este equipo se sostiene con la colaboración de la familia Herrero, que brinda la infraestructura para el entrenamiento, así como la empresa 7C y la compañía de bicicletas Giant, que proporciona todo el equipamiento para los pedalistas.

Con el dinero que pagaba Nestlé, se sostenía la estructura, conformada por 15 ciclistas, masajistas, mecánicos, entrenador, entre otros; también se costeaba la inscripción a los eventos y el costo de los viajes.

“Algunos de los ciclistas pagan el sustento de su familia, sus casas y la alimentación. Es probable que el primero de enero tengan que buscar trabajo”, dijo Leandro.

Los ciclistas reciben, en promedio, ¢250.000 mensuales, que en algunos casos es el dinero con el que subsisten en el día a día.

Este equipo también invierte en el desarrollo de jóvenes valores.

"Si no llega un nuevo patrocinador, habrá que reestructurar el equipo. Ver si nos inclinamos por tener solo jóvenes, asistir a menos eventos y tener el equipo con respiración artificial mientras se da otra oportunidad", añadió Leandro.

El técnico explicó que Nestlé pasará de ser el primer patrocinador, a convertirse en el tercero en importancia.

Por ahora, la escuadra se reunirá para hacer un convenio familiar el próximo 30 de diciembre, a la espera de que se presente otra opción.