Fiorella Montoya. 8 julio
El equipo de Talamanca disputa los Juegos Deportivos Nacionales por primera vez, de la mano de su entrenador Gustavo Fernández (arriba, tercero de izquierda a derecha). Fotografía José Cordero
El equipo de Talamanca disputa los Juegos Deportivos Nacionales por primera vez, de la mano de su entrenador Gustavo Fernández (arriba, tercero de izquierda a derecha). Fotografía José Cordero

Talamanca por primera vez disputa los Juegos Deportivos Nacionales en la rama del futsal luego de un proceso de dos años; sin embargo, para llegar hasta esa fase realizaron rifas, pues requerían dinero para costear los viajes durante la eliminatoria.

“Este es el cantón más pobre del país, a veces ellos no tienen ni ¢100 para salir de la casa. Nosotros entrenábamos prácticamente sin balones, sin chalecos o a veces los usaban sucios, con dos o tres balones para prepararnos y gimnasio a veces había. Hasta que llegamos acá, recibimos más apoyo”, mencionó Gustavo Fernández, técnico del equipo.

Iniciaron con una base de jugadores del CTP de Talamanca, gracias a Adrián Flores, quien es el asistente técnico del equipo. Empezaron sin ningún tipo de reglamento, pero con casi 30 jugadores que poco a poco hicieron que el deporte creciera en ese cantón.

Durante dos años han participado en la eliminatoria de los Juegos Nacionales, pero hasta ahora lograron llegar a la fase final, para lo que incluso dejaron en el camino a equipos como Limón, que el año anterior ganó medalla de bronce.

“Para ellos es una motivación porque desde que empezamos se les metió en la cabeza que había que venir a Juegos. Es un sentimiento de positivismo, nerviosismo, entusiasmo y ganas de crecer; es nuestra primera vez, estamos aprendiendo, pero el equipo viene a darlo absolutamente todo”, dijo el técnico.

Sus 14 jóvenes integrantes son de zonas indígenas, Sixaola, Manzanillo y Bribri. Ellos deben ingeniárselas para costear los pasajes del bus y practicar el deporte que aman.

“Uno de ellos es cajero, otro trabaja cargando camiones con plátano, incluso ha salido de trabajar a las 4 a. m. para entrenar a las 7 a. m. Muchos buscan un trabajo, si tienen que chapear lo hacen con tal de ir a entrenar”, indicó Fernández, quien es oriundo de Cartago y vive desde hace cinco años en Talamanca.

Carlos Páez es un indígena bribri que disputa los Juegos Deportivos Nacionales con el cantón de Talamanca, en la disciplina del futsal. Fotografía José Cordero
Carlos Páez es un indígena bribri que disputa los Juegos Deportivos Nacionales con el cantón de Talamanca, en la disciplina del futsal. Fotografía José Cordero

Esfuerzo y ejemplo. Carlos Páez es uno de los jugadores del conjunto de Talamanca. A sus 19 años reparte el tiempo entre la universidad, el trabajo, el deporte y su familia.

Desde el principio de este año, su rutina cambió luego de salir del colegio. Debe levantarse a las 5 a. m. para cumplir con su trabajo como cajero en un supermercado cerca de su casa y así solventar los gastos del pasaje a los entrenamientos y sus estudios universitarios en Criminología.

Al salir de su empleo, debe regresar a su casa y bañarse para iniciar el viaje de casi 40 minutos desde Suretka, donde vive, hasta Bribri, de lunes a jueves, con tal de practicar el futsal.

“Mi papá me enseñó que el deporte puede solucionar muchas cosas e intento salir con todo. Uno a veces se estresa, pero cuando juego me olvido de todo y es una gran alegría”, mencionó Páez.

Su esfuerzo continúa los sábados, cuando viaja a San José a estudiar. El traslado lo hace en una buseta que parte a las 2 a. m. y llega a eso de las 6:30 a. m., con otros jóvenes del cantón.

“Es mi último año de juegos, pero siempre voy a estar enfocado en terminar mi carrera tomando en cuenta el deporte sin dejarlo de lado”, finalizó el deportista.