Juan Diego Villarreal. 22 agosto
El jugador escazuceño Andrés Umaña intenta detener el ataque al aro del poeta Jefny Anderson (rojo). mientras observa Gabriel Quesada (10). Escazú derrotó 74-73 a Coopenae UIA San Ramón en tiempo extra, en el primer partido de la final de la Liga Superior de Baloncesto. Fotografía: Juan Diego Villarreal
El jugador escazuceño Andrés Umaña intenta detener el ataque al aro del poeta Jefny Anderson (rojo). mientras observa Gabriel Quesada (10). Escazú derrotó 74-73 a Coopenae UIA San Ramón en tiempo extra, en el primer partido de la final de la Liga Superior de Baloncesto. Fotografía: Juan Diego Villarreal

Con contribuciones de amigos, el apoyo del comercio local y del Comité Cantonal de Deportes, el quinteto de Escazú logró el protagonismo esta temporada que lo tiene peleando la final nacional de la Liga Superior de Baloncesto.

Los escazuceños, quienes ganaron la primera fase del campeonato, triunfaron el martes en el Gimnasio del Liceo de Escazú 74-73, en tiempo extra, ante el actual monarca Coopenae San Ramón, en el primer juego de la serie al mejor de cinco, para definir el monarca de la temporada 2018.

El conjunto, cuyo presidente es Guillermo Durán, anhela volver a levantar un nuevo cetro, por primera vez desde el 2001, cuando fue la última vez que alcanzó la gloria en el básquet tico.

“Este año, junto a Nicolás Masís, nos hemos puesto la mano en la bolsa y en el corazón por este equipo. Ha sido muy duro, porque perdimos nuestro principal patrocinador y detrás del plantel de la primera división, están las ligas menores de ESCOBA (Escazú Comité de Baloncesto). Por ellos también trabajamos arduamente, no solo para sacar nuevos valores para organización, sino también para tener un equipo competitivo en el torneo”, aseguró Durán.

El jerarca recordó que el Comité Cantonal de Deportes les ayudó con los uniformes, pago del arbitraje, transporte e incluso la alimentación que se vio complementado con colaboraciones de amigos y los patrocinios de las comercios de la localidad que creen en el proyecto.

“Muchos amigos, exjugadores y empresarios locales nos hacen una contribución a título personal, además los supermercados, las ferreterías y hasta pulperías pequeñas han colaborado, no solo con el equipo mayor, sino que creen en proyecto de las ligas menores, ven los resultados y nos respaldan. Aquí estamos en la lucha”, manifestó Durán.

El dirigente confesó que aunque a los jugadores no reciben un salario fijo, sino ayuda con viáticos, tiene la ilusión de volver a alcanzar un título nacional, pese a todas las situaciones que han vivido.

“La última vez que fuimos campeones fue hace 17 años. Desde 1994 estamos en la primera división, en el 2001 alcanzamos el cetro y desde entonces llegamos a siete finales más, pero no hemos podido volver a ser campeones, nos quedamos en la orilla. La ilusión sigue y esperamos, con el apoyo de la afición, lograr nuestra meta”, sentenció Durán.

Para el presidente de Escazú, el trabajo de la Federación Costarricense de Baloncesto (Fecoba) es muy bueno, pero aún deben mejorar por el bien del baloncesto nacional, no solo a nivel de primera división, sino también de liga menor.

El segundo partido de la final de la Liga Superior de Baloncesto será el viernes 24 de agosto en el Gimnasio Rafael Rodríguez de San Ramón, a partir de las 8 p. m., mientras el tercer duelo establecido será el domingo 26 de agosto nuevamente en el Gimnasio del Liceo Escazú.