Juan Diego Villarreal. Hace 6 días
César Lizano comentó que correr en la montaña es muy exigente, pero al mismo tiempo le permite disfrutar de la naturaleza. Cortesía
César Lizano comentó que correr en la montaña es muy exigente, pero al mismo tiempo le permite disfrutar de la naturaleza. Cortesía

La ausencia de carreras en asfalto, debido a la pandemia de la covid-19, hizo que el maratonista César El Tigre Lizano se reinventará y apostará a las competencia de montaña.

Desde febrero del 2020, cuando participó en la Clásica Palmarín, Lizano cambió su estrategia y compitió en cinco eventos de trail running o montaña y este fin de semana tomará parte en el Pacific Nature Challenge en Mal País, una competencia de dos días y 46 kilómetros.

El escenario de la prueba será la zona de Santa Teresa, Malpaís, Montezuma, Cabo Blanco, Tambor y cuenta con el aval de la Cámara de Turismo de la Zona Azul (CATUZA).

En la carrera solo tomarán la salida 50 atletas, debido al complejo recorrido, que debe sincronizarse con la marea alta de la zona, para que los deportistas no queden aislados, además de sortear el paso bajo una catarata y ascensos bastante fuertes, que pondrán a pruebas las condiciones de César y el resto de los participantes.

“Las competencias de montaña siempre me han gustado, pero desde el año pasado, debido a la pandemia, nos hemos enfocado en este tipo de pruebas, contrario a otras temporadas donde nos preparábamos para el proceso de la maratón. Competí este año en la prueba de Rincón de La Vieja, el Coastal Challenge, en 2020 y 2021, en finca La Lucha, Pedregal y ahora vamos al Pacific Nature Challenge”, manifestó Lizano.

El experimentado maratonista explicó que la primera jornada es muy rápida, porque se abarca mucho terreno por la playa, mientras en la segunda se debe cuidar la altimetría, al tener que desafiar 1000 metros de ascenso. Al ser dos etapas, César agregó que se debe dar énfasis al descanso para no sufrir más de lo necesario en la carrera.

Otra de las motivaciones que tiene César para correr, es que el evento busca reactivar la economía de la zona, tratando de inculcar el turismo deportivo y abrir campo al atletismo de montaña, que ha sido poco explorado, pese a sus condiciones, afirmó Federico Fernández, director de la carrera.

“Para el Pacific Nature Challenge hemos trabajado con todos los locales de la zona para atraer un turismo diferente al pacífico de Costa Rica y fomentar el deporte y la aventura en nuestro país. Realmente es un privilegio poder disfrutar de las bellezas costarricenses a través del deporte”, afirmó Fernández.

El organizador añadió que también buscan cuidar el medio ambiente y por tal razón los recuerdos y trofeos de la carrera serán hechos al 100 por ciento de botellas de plástico con eco-blogs de la zona de Santa Teresa, en donde están haciendo proyectos y todo tipo de artículos con plástico reutilizable.

Al techo del país. Dentro de los planes del experimentado corredor está competir en la Carrera a Campo Traviesa del Cerro Chirripó, la cual es sin duda una de las más exigentes de Costa Rica y es el objetivo de todo atleta de montaña.

“Debido a los entrenamientos este año no calzaba con nuestro objetivos al realizarse en mayo, pero al pasarse a diciembre se puede abrir una posibilidad. Sé que las inscripciones ya están llenas y es complicado correrla, pero si se diera la oportunidad no lo dudaría en prepararme y participar, de lo contrario buscaríamos hacerla el abril, del 2022, dependiendo de la situación del país”, dijo Lizano.

El maratonista tiene claro que ascender 17 kilómetros por trillos y camino de piedras es muy exigente y más aún descender, pues muchos amigos le han contado la experiencia de hacerla y lo complicado del terreno, pero no duda que sería una experiencia inolvidable.

“Nunca he tenido la oportunidad de ascender al Chirripó ni correr por sus senderos, pero el poder llegar al techo de nuestro país son palabras mayores. Mentalmente debemos prepararnos y reconocer parte del recorrido. Creo que será una bonita experiencia”, aseguró Lizano.

César reiteró que disfruta entrenar y participar en eventos de montaña, donde incluso confiesa que le gusta admirar los paisajes y los amaneceres, que son parte del escenario.

“Normalmente entreno en Rancho Redondo, en Santa Ana y La Angelina. Lo más importante es practicar la técnica en los descensos para evitar las lesiones en los tobillos. Al correr en la montaña uno puede admirar las bellezas naturales los paisajes e incluso el amanecer. En el asfalto se corre más rápido, mientras en la montaña es diferente y da oportunidad de maravillarse con la naturaleza”, enfatizó Lizano.