Otros deportes

El histórico Brasil cedió su dominio de 21 años del voleibol olímpico

Los brasileños cayeron ante el equipo del Comité Olímpico Ruso y quedaron fuera de una final de los Juegos Olímpicos por primera vez desde Sídney 2000

Brasil perdió este jueves 3-1 ante el equipo del Comité Olímpico Ruso (ROC) en las semifinales del voleibol masculino de los Juegos de Tokio-2020 y se quedó fuera de una final olímpica por primera vez desde Sídney-2000.

El equipo sudamericano, que defendía el oro logrado en Rio-2016, se impuso en la primera manga, pero el combinado ruso le dio la vuelta al marcador ganando tres sets consecutivos en la arena Ariake.

Rusia, campeona en Londres-2012, enfrentará en la final a Argentina o Francia, que disputaban su semifinal este mismo jueves.

Brasil cede de esta forma su puesto en la final del voleibol que había ostentado durante 21 años, sumando dos oros (Atenas-2004 y Rio-2016) y dos platas (Pekín-2008 y Londres-2012).

“La mayor dificultad nos llegó con sus bloqueos. No nos adaptamos a sus sustituciones. Íbamos ganando en el tercer set, pero ellos comenzaron a servir muy bien y perdimos nuestro equilibrio. En el cuarto set, nuestros problemas con los pases continuaron”, sintetizó el técnico brasileño, Renan Dal Zotto.

“Estamos tristes y frustrados, pero nuestro objetivo es el podio”, añadió el entrenador de los auriverdes.

Remontada rusa

A la canarinha se le había puesto el partido de cara en el arranque de las semifinales al quedarse con el primer set con parcial de 18-25.

Pero los jugadores rusos no se dejaron intimidar ante el campeón olímpico y, comandados por el experimentado Maxim Mikhaylov, se lanzaron a por una espectacular remontada.

La segunda manga cayó del lado ruso por 25-21. En la segunda Brasil intentó cortar ahí el avance de su rival y llegó a estar al mando por 19-23, a dos puntos de volverse a poner por delante en el marcador, pero su rival acabó imponiéndose por 26-24 y poniendo el 2-1.

Contra las cuerdas, Brasil volvió a tener a su mano empatar el partido, liderando por 21-22, pero Rusia puso el candado a su clasificación con una última racha que le valió el cuarto y último set por 25-23.

“No pudimos hacer nuestro juego. No tenemos explicación. Rusia jugó extremadamente bien. En el tercer set, ellos sirvieron bien y nuestro juego de pases no funcionó. En el cuarto, ellos fueron más pacientes que nosotros”. afirmó Wallace de Souza, que ocupa la posición de opuesto en el equipo auriverde.