Fiorella Masís. 24 junio

Desde inicios de los 2000, Costa Rica empezó a conocer a un corredor que pronto se iba a convertir en protagonista y sería visto casi como un tico más.

Amado García corre solo durante la media maratón de Lindora, en 2015. Foto: Archivo
Amado García corre solo durante la media maratón de Lindora, en 2015. Foto: Archivo

Ha ganado múltiples carreras en suelo nacional, los organizadores intentan tenerlo en sus trayectos y los patrocinadores costarricenses muchas veces le hacen un espacio en su presupuesto.

Amado García, un nombre recurrente en las competencias de calle, suma más de una década luciendo sus fortalezas.

“La verdad, la gente de Costa Rica me quiere, nos queremos, nos llevamos muy bien”, dice entre risas.

Hablar de este guatemalteco no puede hacerse sin recordar que es un atleta olímpico, presente en cuatro ediciones consecutivas: Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Desde antes de iniciar esa travesía olímpica, García ya corría en Costa Rica.

Sus primeras carreras en el país fueron en 2002, según una declaración del chapín dada al periódico Al Día en 2009.

En mayo de ese año (2009) se estaba preparando para el Campeonato Mundial de Atletismo en Berlín, y realizó un campamento en el territorio tico.

Cristal era su marca para ese momento, pero también representó a otras como Dos Pinos o Herbalife.

Amado García celebra un triunfo en la Carrera Leonística “Rescatemos Santo Domingo”, en 2009. Foto: Archivo
Amado García celebra un triunfo en la Carrera Leonística “Rescatemos Santo Domingo”, en 2009. Foto: Archivo

No recuerda la cantidad de largadas en las que tomó partida y menos los triunfos.

En la mayoría de ocasiones a los corredores nacionales les ha sido difícil seguirle el paso al mejor maratonista centroamericano de los últimos tiempos.

En la media maratón de Lindora en 2015, La Nación explicó el triunfo de García diciendo que “sigue sancándole los colores a los colegas ticos que tratan de enfrentarle”.

Para la desaparecida carrera Bansol, en 2014, este mismo diario publicó:

"Como un déja vu, el corredor Amado García volvió a dejar en el olvido a la élite de atletas costarricenses en la pugna por el cetro de la Carrera Bansol".

Con 41 años y un historial como pocos, el atleta se mantiene entre los mejores. Verlo en el podio se convirtió en un clásico.

En la Maratón de San José 2019 fue segundo, al ingresar 25 segundos después del keniano Elisha Korir. El domingo, en los 21 kilómetros de la Clásica San Juan también se adueñó de ese puesto.

Por ahora, no se ve lejos del nivel que lo mantenga entre los mejores.

En la tercera edición de la Maratón San José, Amado García fue segundo, por detrás de un corredor keniano. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo
En la tercera edición de la Maratón San José, Amado García fue segundo, por detrás de un corredor keniano. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo

"Siempre salgo a ganar. Me siento bien, y tengo que aprovecharlo", comentó.

Incluso, asegura que después de los 40 años, un atleta de larga distancia puede mostrar su mejor versión.

“Si me cuido y preparo, puedo seguir, al día de hoy no me duele nada, no estoy lesionado, se trata de cuidarme y prepararme bien”.

Durante más de 27 años ha podido vivir del atletismo, gracias a sus resultados como atleta y sus funciones como entrenador.

Tiene corredores a su cargo en Guatemala, Costa Rica, Panamá y México.