Otros deportes

El COI investigará a Bielorrusia por presunto intento de obligar a atleta a volver a su país

Krystina Tsimanouskaya dice temer por su seguridad si regresa a Bielorrusia y se espera que viaje a Polonia esta semana tras recibir un visado humanitario

El Comité Olímpico Internacional anunció el martes que investigará a Bielorrusia por el presunto intento de obligar a una atleta de su delegación refugiada en la embajada de Polonia en Tokio a regresar a su país después de criticar a sus entrenadores.

Krystina Tsimanouskaya dice temer por su seguridad si regresa a Bielorrusia y se espera que viaje a Polonia esta semana tras recibir un visado humanitario.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó el martes a Bielorrusia de un "acto de represión transnacional" por el supuesto intento de obligarla a volver a casa.

Tras llegar el lunes a la embajada de Polonia en Tokio, Tsimanouskaya pasó la noche allí.

Polonia denunció lo que califica de "intento criminal" de secuestrar a la atleta.

"Nos hemos asegurado de que Krystina Tsimanouskaya esté a salvo en la embajada de Polonia en Tokio y, si es necesario, le ofreceremos la posibilidad de continuar su carrera", escribió en Facebook el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

La atleta tenía previsto permanecer en la embajada de Tokio hasta su viaje a Varsovia, posiblemente el miércoles, escribió en Twitter el disidente bielorrusio instalado en Polonia Pavel Latushka.

El marido de Tsimanouskaya, Arseny Zdanevich, explicó a la AFP que había huido de Bielorrusia y que esperaba reunirse con su esposa "en un futuro próximo".

"Creo que no sería seguro para mí estar allí", dijo este entrenador físico de 25 años por teléfono desde Ucrania.

Tsimanouskaya, especialista en 200 metros, criticó a la federación bielorrusa de atletismo después de que intentaran obligarla a correr en una prueba de relevos.

Según ella, esas críticas provocaron el intento de enviarla a casa por la fuerza.

El hombre fuerte de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha reprimido cualquier forma de disidencia desde que estallaron las protestas masivas tras las elecciones del año pasado, consideradas injustas por Occidente.

Tsimanouskaya fue una de las más de 2.000 figuras del deporte bielorruso que firmaron una carta abierta pidiendo nuevas elecciones y la liberación de los presos políticos.

Polonia es muy crítica con el régimen de Lukashenko y se ha convertido en el hogar de un creciente número de disidentes.

El grupo Global Athlete pidió al COI que suspendiera inmediatamente al comité olímpico de Bielorrusia y permitiera a los atletas del país competir como atletas neutrales.

Según la organización, el “presunto secuestro de Tsimanóuskaya (...) es un ejemplo más del alarmante abuso de los atletas que se produce en Bielorrusia”.

También acusó al COI de no proteger a los atletas y de enviar el mensaje de que su seguridad era "secundaria a la realización de los Juegos".

El portavoz del COI, Mark Adams, dijo que el organismo estaba iniciando una investigación formal y que también esperaba recibir el martes un informe del comité olímpico de Bielorrusia.

"Vamos a necesitar establecer los hechos", dijo a los periodistas en Tokio, añadiendo que el COI "necesitaría escuchar a todos los involucrados".

Preguntado por la seguridad del resto de atletas del equipo en los Juegos, Adams explicó que el personal del COI y de Tokio 2020 se encontraba en la Villa Olímpica y que se podría acudir a ellos si fuera necesario.