Juan Diego Villarreal.   30 marzo
Iván Rodríguez corrió la Sol y Arena en muletas, pues perdió la pierna izquierda en una mala praxis. Dice que el atletismo lo ayudó a salir de la depresión. Lo acompaña Freddy Molina.

Puntarenas. Aunque el etiope Hunde Gezhegh fue el más rápido en la edición 33 de la carrera Sol y Arena, disputada este sábado en Puntarenas, el tico Iván Rodríguez fue quien se robó el corazón y los aplausos del público que a la orilla de la playa lo apoyó en todo momento.

Este vecino de Curridabat, de 42 años, participó por primera vez en el extenuante evento, pese a su discapacidad.

Él perdió la pierna izquierda a causa de una mala praxis, y este sábado corrió con gran valor y determinación, para culminar el trazado de 9,8 kilómetros en una hora y 30 minutos después de iniciado.

Hace año y medio Rodríguez comenzó a correr como escape a una depresión por perder la extremidad. Este vecino de Curridabat tuvo que luchar contra la arena suelta y el oleaje, que subió cuando él se acercaba a la meta.

Ver más!

La dificultad con el agua del mar fue mayor porque le golpeaba la muleta canadiense que utilizaba al punto de desestabilizarlo, lo que provocó que en varias ocasiones trastabillara.

Ante la adversidad, su ángel fue el nicaragüense Freddy Medina, conocido como El Nica. Corrió a su lado para decirle frases de motivación con tal de que no se rindiera.

Medina lo esperaba para darle la voz de aliento con tal de que no claudicara en su misión de finalizar la competencia.

La sorpresa y aplausos de las personas al ver el coraje de Rodríguez también fue una inyección de motivación para devorar el recorrido, por más difícil que fuera.

Después de luchar por casi 90 minutos, con pocas personas en la meta pues el grueso de corredores ya había ingresado, sin la atención de las cámaras y cuando el sol se había ocultado, Rodríguez logró su cometido y entró a la meta.

De esta forma, demostró que a pesar de su limitación, tuvo el coraje suficiente para acabar con la prueba.

“Me siento volado, porque pensé que iba a hacer más tiempo ya que es muy dura para los hombros (debido a las muletas). Es como subir el Ochomogo. Me emocioné demasiado porque tuve mucho apoyo en toda la carrera. Freddy me alentó, me dio consejos, hidratación y aunque le dije que iba a llegar de último, me motivó”, externó Rodríguez.

Este valiente atleta confesó que algunas personas le dijeron que no lo iba a lograr, pero al final, con la medalla en el pecho, dijo orgulloso que es la competencia de atletismo número 30 que completa.

“Mi sueño ahora es hacer una media maratón en Estados Unidos. Estoy pensionado por la discapacidad. Me metí en el atletismo porque estaba con depresión, pero esto me ayudó. Incluso, antes era poco sociable, pero ahora es todo lo contrario, he conocido mucha gente y también lugares. Fui dos veces a Panamá a correr como invitado y una más a Nicaragua”.

La competencia. La carrera fue dominada por el etíope Hunde Gezhegh, quien solo vio amenazado su primer lugar por los mexicanos Daniel Vargas (segundo) e Isaías Haro (tercero).

El etiope Hunde Gezahegh fue el ganador de la Sol y Arena. A su lado, el mexicano Isaías Haro, quien terminó en el tercer puesto.

El africano, quien en nuestro país ganó el año anterior la Internacional Carrera de San Juan y la Maratón de Tamarindo, marcó el paso a sus adversarios, con una zancada firme y vista al frente, con mucha elegancia.

Al kilómetro cinco, Haro era el único que lograba mantenerse junto a Gezhegh, pero el etíope, con un cambio de ritmo, pudo sacarle distancia y venirse en solitario.

Con menos de 2.000 metros para la meta, Vargas le acortó distancia y ante la arena suelta y mojada intentó darle cacería, pero el africano aceleró el paso e ingresó a la meta en solitario.

“Fue una carrera muy dura, por la arena, la temperatura y se complicó por la marea alta y el oleaje que llegó hasta la playa. El ambiente fue distinto, correr a la orilla del mar es muy agradable y por dicha pude ganar", aseguró Gezhegh, quien es el primer etíope en dejarse la victoria en la Sol y Arena.

En damas, el primer lugar fue para la costarricense Andrea Calvo (41:05), quien sorprendió a la experimentada Norma Rodríguez (41:55) y a Teresita Granados (42:05).

Calvo, quien es empresaria, tiene una venta de pastelitos en línea y el viernes cumplió 26 años. Indicó que la prueba estuvo muy dura y faltó asistencia por el fuerte calor.

“La primera y única vez que corrí Sol y Arena fue en el 2015 y la verdad fue muy complicado; esta vez fue igual de duro. A las personas que piensan hacerla en el futuro, les recomiendo que se preparen muy bien. Me siento muy contenta y es un gran regalo de cumpleaños haber ganado", agregó Calvo.

Resultados carrera 9,8 km

Masculino

1-Hunde Gezhegh (Etiopía) 32:15

2-Daniel Vargas (México) 32:34

3-Isaías Haro (México) 33:16

Femenino

1-Andrea Calvo 41:05

2-Norma Rodríguez 41:55

3-Teresita Granados 42:05