Juan Diego Villarreal. 23 octubre
Justin Turner fue la gran figura de los Dodgers, que triunfaron 6-1 frente a los Rays, gracias a un jonrón y dos carreras remolcadas. AFP
Justin Turner fue la gran figura de los Dodgers, que triunfaron 6-1 frente a los Rays, gracias a un jonrón y dos carreras remolcadas. AFP

El despertar en la ofensiva del tercera base Justin Turner se combinó con la efectividad del lanzador Walker Buehler, para darle a los Dodgers de Los Ángeles de nuevo la ventaja, 2-1, en la Serie Mundial de las Grandes Ligas, al derrotar 6-1 a los Rays de Tampa Bay.

Buehler, con 10 ponches en la noche, solo permitió tres imparables y una carrera en las seis entradas que trabajó, mientras Turner lideró el ataque de los angelinos con cuandrangular y un sencillo de dos carreras en la noche.

Turner, precisamente en la primera entrada, castigó al pitcher Charlie Morton con jonrón, para poner adelante a los angelinos 1-0 desde muy temprano.

La figura del día volvió a aparecer en la tercera entrada y con sencillo remolcó tanto a Corey Seager como a Max Muncy, para producir dos carreras y poner el 3-0.

Los Dodgers volvieron a la carga en la cuarta y Cody Bellinger marcó en la registradora el 4-0, gracias al toque de pelota de Austin Barnes. La cuenta aumentó cuando Mookie Betts conectó sencillo, lo que permitió a Joc Pederson anotar el 5-0 y muy temprano empezaron a asegurar la victoria angelina.

Tampa Bay intentó volver al juego en el quinto episodio con la combinación dominicana. Manuel Margot le pegó doblete a Buehler y su coterráneo Willy Ademes repitió la dosis para que Margot descontara, el 5-1 en el partido.

Sin embargo, los Dodgers no estaban dispuestos a dar ventajas y con un nuevo “vuelacercas”, de Austin Barnes frente a John Curtiss, recobraron la ventaja de cinco carreras en el sexto inning, poniendo el 6-1 en la pizarra.

No obstante, el cubano Randy Arozarena con otro vuelacercas en la novena entrada puso el marcador definitivo de 6-2.

El cuarto juego será este sábado, a partir de las 6 p. m., nuevamente en el estadio Globe Life Fields en Arlington, casa de los Rangers de Texas.