Otros deportes

Dixiana Mena: Cuando la concentración de la entrenadora le ganó al corazón de mamá

¿Cómo vivió ella la participación de Andrea Vargas en el Estadio Olímpico de Tokio? Su respuesta ante la consulta de ‘La Nación’ refleja el profesionalismo de este equipo de trabajo

Ser la entrenadora de sus hijas Andrea y Noelia es todo un desafío para doña Dixiana Mena, una misión que ella asumió por amor para ayudar a cumplir los sueños de esas dos jóvenes que querían ser deportistas y llegar lejos.

Esa mamá se capacitó, se instruyó y se tomó con tanto profesionalismo su misión que es muy exigente no solo con esas pupilas que trajo al mundo, sino que también lo es con ella misma.

Trazar objetivos, planificar temporadas, diseñar entrenamientos y verlas competir es algo normal para ella, pero lo que vivió en el Estadio Olímpico de Tokio es algo que doña Dixiana vivía por primera vez.

Era el debut de Andrea Vargas en Juegos Olímpicos. Eso significaba a la vez que esa mamá iba a presenciar por primera vez la actuación de su hija en la máxima cita deportiva a la que puede aspirar cualquier atleta.

Doña Dixiana estaba ahí, en ese estadio que congregaba a las principales estrellas del atletismo mundial y si la gran mayoría de costarricenses madrugó, sintiendo nervios de punta y con el corazón en la mano, ¿usted se imagina qué le podía pasar por la mente y cómo se sentía esa mamá en ese instante?

La Nación le hizo la consulta a Mena, a través de la conferencia de prensa virtual organizada por el Comité Olímpico Nacional y su respuesta refleja que la concentración de entrenadora le ganó al corazón de mamá en esos 100 metros vallas que despiertan un derroche de emociones en cuestión de pocos segundos.

“Al verla competir, me concentro en la competencia, en ver a Andrea pasar valla por valla. Yo me di cuenta de que después de la valla ocho algo pasó, vi un cambio, porque yo estoy grabando, pero en sí a quien estoy observándola es a ella”, comentó doña Dixiana.

Su reacción es natural. Si Andrea está enfocada al 100% en la carrera, ella aplica lo mismo.

“Me concentro en ver la competencia, me concentro en ver valla a valla a ver qué pasa hasta la final”.

Al terminar ese heat en el que la vallista registró 12 segundos con 69 centésimas, sintió un alivió, pero a la vez una gran expectativa con tensión incluida.

“Fue un poquito estresante después de esa competencia, porque había que esperar los otros heats eliminatorios y al final quedamos de novenas. Pero sí quedé muy satisfecha porque Andrea hizo excelente salida y vi un excelente rendimiento en la competencia, solo que al final fue que nos hizo falta un poquitico”, indicó.

Ese noveno lugar de Andrea la llena de orgullo, al igual que a la mayoría de ticos que estaban pendientes de lo que la velocista hacía en la pista, volando sobre las vallas.

“Yo muy feliz, vinimos aquí con objetivos claros de competencia y la realidad es que nos quedamos a poquito de la final, pero en sí el resultado es muy positivo para nuestro trabajo.

“Lo intentamos hasta el final y la verdad es que el nivel es demasiado duro, tuvimos una muy buena ubicación. Ser 9 del planeta no es fácil, es un trabajo arduo y agradecerle muchísimo a los costarricenses, hemos sentido el apoyo desde Japón”, apuntó.

Se acabaron los primeros Juegos Olímpicos para Andrea, pero doña Dixiana ya le trazó nuevos retos, porque afirma que tienen muchos aspectos que tomar en cuenta para seguir en progresión.

“Hay que mejorar en velocidad, hay que trabajar en reacción y en potencia, también en el cierre. Son muchos detalles que tenemos que trabajar. Hemos mejorado muchísimo en el gesto técnico. Hemos logrado hacer un avance significativo en el pasaje de la valla, pero tenemos que seguir trabajando”.

Su perspectiva es que los detalles son del día a día, porque “esto nunca se termina”.

“El gesto técnico es de siempre trabajarlo, de siempre estar modificando y estar arduamente grabando para hacer un buen gesto técnico y un buen centro de gravedad”.

Contó que todo el plan de trabajo de Andrea para 2022 estaba elaborado desde antes de ir a Tokio y que lo más inmediato es un descanso que la velocista requiere para reiniciar con el trabajo de preparación general, enfocándose en el Mundial en Oregon.

“Y dando inicio al ciclo olímpico que es más corto y hay que trabajarlo con muchísimo cuidado, porque la gente va a tratar de acelerar y es llevar un buen proceso, evitando siempre las lesiones”.

De cara a París 2024, ellas se enfocarán en las competencias oficiales del ciclo olímpico y también a partir de ahí fogueos internacionales como la Liga Diamante y los mundiales.

“Vamos a intentar participar en todas esas competencias, pero sí enfocarnos siempre para sacar marcas y buenos resultados en las competencias del ciclo olímpico”.

Andrea culminó sus primeros Juegos Olímpicos, pero doña Dixiana no.

“Me falta una competencia más el 6 de agosto con Noelia Vargas, tuve ese gran privilegio de traer dos atletas a Juegos Olímpicos y agradecerles montones ese apoyo que nos han dado. Ella está en descarga final, es una semana de descarga final, de descanso”.

Doña Dixiana se unirá el 4 de agosto en Sapporo con su otra hija para afinar detalles y alistar la competencia.

Con los 20 kilómetros marcha, pactados para el 6 de agosto a partir de la 1:30 a. m. (hora nacional), Noelia Vargas cerrará la participación de Costa Rica en los Juegos Olímpicos.

Pero después, del 24 de agosto al 5 de setiembre se efectuarán los Juegos Paralímpicos y ahí habrá más deportistas ticos en acción.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.