Daniel Jiménez. Hace 6 días

Los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público consideran que Carolina Mauri, exministra de deportes de la administración Solís Rivera, “colaboró para que prevaleciera el interés particular de su hermano”, Jonathan Mauri, en el premio ya derogado de ¢233 millones por haber ganado una competencia mundial en natación a nivel máster.

En un comunicado de prensa, los legisladores dieron a conocer este jueves las conclusiones de una investigación que tenía como objetivo determinar si existió un eventual tráfico de influencias, conflicto de intereses o cualquier otra falta al ordenamiento jurídico de parte de la exministra.

(Video) Jonathan Mauri compareció en la Comisión de Ingreso y Gasto Público

Los diputados concluyeron que "Carolina Mauri violentó el artículo 113 de la Ley General de la Administración Pública, en el tanto su actuación no se dirigió a satisfacer el interés público sino que, colaboró para que prevaleciera el interés particular de su hermano".

"Además, Mauri tardó casi 23 meses en informar el resultado de la demanda al Consejo Nacional de Deporte y al ICODER. Ella tuvo conocimiento del resultado de la demanda de su hermano desde el 24 de junio del año 2016, pero informó hasta el 6 de mayo del año 2018".

En el informe final de la comisión legislativa se señala que “esta omisión imposibilitó que ambas instituciones pudieran realizar las diligencias correspondientes para apelar o incluso que abrieran investigaciones administrativas en su contra”.

Aunque se intentó sin éxito conocer el criterio de Mauri, el Ministerio de Cultura ya había expresado su posición en torno al tema, en un comunicado de prensa en mayo de este año. En él se reitera que la obligación de defender al Estado ante la apelación de Jonathan Mauri correspondía a la Procuraduría General de la República. El Ministerio, según la misiva, tan solo tenía como obligación “suministrar la documentación solicitada por la Procuraduría”.

Luego de esos apuntes, también dieron a conocer las principales recomendaciones entre la que se destaca que la Contraloría General de la República inhabilite a Mauri con la finalidad de que no pueda ocupar cargos públicos por un periodo no menor a cuatro años.

También pretenden que el Ministerio Público determine “si la actuación del señor Ronny Bassey Fallas (exprocurador), en cuanto a la no presentación del recurso de casación ante la sentencia favorable al señor Jonathan Mauri, constituye un delito de incumplimiento de deberes, de acuerdo con lo señalado por el artículo 339 del Código Penal”.

En el caso específico de Bassey, el pasado 17 de mayo, la Procuraduría General de la República reconoció en un comunicado oficial que se falló en el proceso de defensa para, al menos, tratar de evitar que al nadador máster se le otorgara un premio de ¢243 millones. Según el órgano, el procurador encargado del caso, Roony Bassey, se equivocó en el procedimiento, al enviar la documentación al Tribunal de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo, cuando lo correcto era trasladarlo al Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda. Este error causó un retraso que impidió presentar un recurso de casación en el tiempo permitido.

Jonathan Mauri durante su intervención en la Comisión de Ingreso y Gasto Público. Foto Jeffrey Zamora
Jonathan Mauri durante su intervención en la Comisión de Ingreso y Gasto Público. Foto Jeffrey Zamora

Tras las conclusiones de lo informado este jueves, el diputado Jonathan Prendas, presidente de dicha comisión, externó que "quedó claro que Jonathan Maurí no merecía el premio que recibió, esperamos que el nadador tenga suficiente vergüenza para devolver el galardón o por lo menos para donarlo a una obra benéfica”.

Este es el resultado del informe luego de que el pasado 4 de mayo, Mauri recibiera el premio Claudia Poll, correspondiente al año 2010, tras acatar un fallo emitido por el Tribunal Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda.

Mauri, hermano de la exministra de Deportes, Carolina Mauri, se proclamó campeón mundial de 400 metros combinado, en categoría 25-29 años, durante el Campeonato Mundial Masters de Natación en Gotemburgo, Suecia, en agosto de 2010.

El atleta se postuló para recibir el premio de esa edición (2010), pero al no ser elegido presentó un recurso de amparo en 2012 y ahí empezó un proceso que hasta ahora tiene resolución.

El pasado 11 de junio, Jonathan defendió ante dicha Comisión el premio recibido que al final fue de ¢243 millones luego de ganarle un juicio al Estado.

“Durante más de 20 años representé al país solo por la satisfacción de ponerlo en los primeros lugares de un podio, sin embargo, por primera vez tengo acceso a un incentivo económico y no voy a renunciar a ese derecho que me confiere la ley”, comentó Mauri.

En esa oportunidad, Al nadador se le consultó sobre por qué consideraba que en ese momento el jurado optó por Claudia y no por él, y contestó: “Asumo que se inclinaron más por Claudia por su trayectoria”.

También los legisladores le preguntaron por el daño moral del que adujo haber sido víctima luego de que el jurado definiera a Claudia como ganadora.

“En mi caso fue difícil procesar la noticia de que el premio se le entregara a mi compañera, que había ganado la misma medalla que yo. Es un agravio que me provocó desmotivación, como pueden ver en el expediente judicial”, concluyó Mauri.

El Ministerio Público incluirá este informe en el expediente que tiene de este caso, pues ya este ente habí abierto una investigación.