José Pablo Alfaro Rojas. 14 agosto
Henry Nuñez, presidente del Comité Olímpico Nacional. Fotografía: Alonso Tenorio.
Henry Nuñez, presidente del Comité Olímpico Nacional. Fotografía: Alonso Tenorio.

El Comité Olímpico Nacional (CON) repartió cinco pasantías internacionales para el programa de deportes de invierno, Dream, entre los hijos de distintos miembros de su Comité Ejecutivo u organización, en cuenta el actual presidente, Henry Núñez.

‘Dream’ es un proyecto creado en el 2004 y financiado por Pyeong Chang, Corea Sur, con el objetivo de promover las disciplinas de invierno en los jóvenes de entre 11 y 15 años con acceso limitado al clima invernal, como parte de su candidatura para los Juegos Olímpicos de 2010.

En el proceso de inscripción se determinó que cada comité local debía recomendar a participantes que fueran prometedores para el país y que estuvieran dentro del rango de edad establecido.

En el caso de Costa Rica, cuatro de los programas financiados se le otorgaron a hijos de tres miembros del Comité Ejecutivo del CON y otro al de la directora financiera.

El hijo del presidente, Henry Núñez, participó en la edición del 2018.

El hijo del director 1, Alexander Zamora, también asistió ese año.

Los hijos del director 2, Dudley López, participaron en el programa en dos ediciones distintas; en 2017 y en el 2014.

Mientras que el hijo de la encargada de finanzas del CON, Yorlenny Vindas, asistió al programa de 2016.

Según explica Henry Núñez, todos los hijos de los directores eran deportistas afiliados a alguna federación en el momento en que viajaron a Corea, si bien ese no es un requisito para optar por el viaje y “no necesariamente” los demás jóvenes que disfrutaron de la oportunidad eran atletas federados.

Defiende transparencia. Núñez justificó la presencia de los hijos de miembros del Ejecutivo al asegurar que, en muchas ocasiones, estas pasantías pagadas se pierden y no son utilizadas.

Afirma que, con antelación, se le envía a todas las federaciones deportivas la invitación para que postulen a sus atletas, pero no siempre logran llenar las vacantes.

Considera que, por ser un programa recreativo y de deportes de invierno, existe poco interés de participar, a la vez que agregó que no percibe negativo que los hijos de los miembros del Ejecutivo aprovechen estas oportunidades (lea la entrevista completa con Núñez al final de este artículo).

Di izquierda a derecha, Alexander Zamora, miembro del Ejecutivo, el ajedrecista Bernal González, el presidente del CON, Henry Núñez y la directora del Icoder, Alba Quesada. Fotografía: José Díaz.
Di izquierda a derecha, Alexander Zamora, miembro del Ejecutivo, el ajedrecista Bernal González, el presidente del CON, Henry Núñez y la directora del Icoder, Alba Quesada. Fotografía: José Díaz.

La Nación trató de contactar a Zamora, López y Vindas, pero ninguno de estos dirigentes atendió las llamadas de este medio de comunicación durante la tarde y noche de este miércoles.

A pesar de que el CON recibe fondos públicos, Núñez sostiene que ninguno de estos programas son financiados con recursos del Estado, pues el dinero proviene del proyecto coreano.

El programa ‘Dream’ señala que, como parte del aprendizaje, los jóvenes intercambian teoría y práctica de entrenamiento, así como el método de orientación sobre deportes en la nieve, como esquí y snowboarding, patinaje artístico y patinaje de velocidad.

El plan incluye un tour de cultura en la provincia Gangwon, un tour a Seúl, un recorrido creativo con visita al salón de ensueño, fiesta social y juego acuático, explica el documento con los objetivos de la pasantía coreana.

Adicionalmente, se visitan las instalaciones deportivas de invierno de Pyeong Chang.

Henry Núñez, presidente del CON: ‘Las mismas federaciones muestran poco interés en estos programas’

¿Qué factores evaluaron para entregar estas pasantías a hijos de miembros del Ejecutivo?

Hemos enviado aproximadamente a 21 muchachos, me enviaste una lista de 14 (al WhatsApp), pero son más. Y en realidad este es un programa más que todo recreativo y cultural, porque es en invierno y aquí en Costa Rica no hay ningún deporte de invierno. Siempre nos ha costado bastante reclutar a jóvenes que quieran ir a este evento.

Normalmente le enviamos a las federaciones los diferentes programas que tenemos. No solo como este, sino también otros, pero este por ser recreativo es al que menos aplican y de acuerdo a lo que recibimos vamos nombrando a quiénes enviar.

En este que es más recreativo, las mismas federaciones muestran poco interés, entonces el Ejecutivo es el que define a quiénes recomendar, pero en realidad el que al final elige es el comité organizador del evento, no nosotros.

¿Le preocupa que se pueda malinterpretar el que sean tantos miembros del Ejecutivo los favorecidos?

No faltará algún malintencionado, pero no me preocupa. Siempre hemos sido muy claros al hacer las convocatorias. Más de una vez hemos estado a punto de perder las posibilidades de postular a alguien, porque las propias federaciones no lo solicitan.

Un tema importante es que ser miembro del Ejecutivo no excluye de tener los mismos derechos para poder aspirar a algún evento. Establecemos los mismos parámetros para todo. Justamente para que ningún miembro sea excluido.

En el programa dice que se recomienda postular a participantes que puedan considerarse prometedores. ¿Se valoró que todos ellos fueran prometedores?

Yo creo que en todo el país no hay un solo atleta para estas disciplinas, para deportes de invierno. El ejecutivo lo que optó fue por enviar a muchachos que pudieran tener la experiencia recreativa y cultural, no solo en deportes de invierno, pero de ahí a pensar a que vamos a sacar talentos para que se hagan atletas de invierno, es difícil.

En el caso de mi hijo, ha sido campeón nacional de gimnasia, de ajedrez y participa en torneos de tenis y en natación, pero al final no es un proceso clasificatorio deportivo, porque al final no estamos enviando a deportes olímpicos afiliados a nosotros, es algo totalmente recreativo. Lo que aspiramos es que los muchachos tengan la experiencia.

Usted decía ahora que estas pasantías muchas veces se pierden. ¿Usted puede probar que se le envió una invitación para ir a Corea del Sur a todas las federaciones?

En eso no hay problema, no creo que haya inconveniente en buscar las convocatorias, pero no quisiera pensar que se genera un morbo. Primero, es importante dejar claro que es un evento recreativo, no un clasificatorio.

Segundo, no se gasta un solo colón de fondos públicos. Tercero, que los muchachos al final son escogidos por el comité organizador del evento de acuerdo a la recomendación que da el Ejecutivo, pero al final no es el comité ejecutivo el que lo elige, y también que ser miembro de un comité ejecutivo no lo inhibe de tener las mismas oportunidades, sería diferente si fuera un evento del ciclo olímpico.

¿Considera transparente que se repartan estas pasantías entre personas allegadas a los dirigentes?

En una actividad que es totalmente recreativa, que no se le está quitando a ningún muchacho la oportunidad, porque hemos enviado perfiles de todo tipo, entonces la verdad no veo que haya algún inconveniente de que jóvenes tengan esa oportunidad.

Además, me parece que por ser un hijo de uno no se le puede quitar una oportunidad.

Incluso, con la trayectoria que podemos tener los miembros del Ejecutivo, hasta justo puede ser también que ellos vayan, porque muchas veces no se reconoce el trabajo que uno hace.

Incluso, yo no propuse a mi hijo. En el momento en que se barajó la posibilidad fui el primero en inhibirme de opinar justamente para no tener ningún beneficio con eso, pero aún así no lo veo mal.

¿Cree que se equivocó, que fue una mala decisión? Dado que también hay una coyuntura política de por medio, pues se acercan las elecciones en el CON.

Yo no pienso solo en cálculos políticos. Incluso, ahorita que no soy candidato al puesto de presidente y que no pienso ‘candidatearme’ sigo trabajando con la misma convicción.

Cuando hemos apoyado a las diferentes federaciones, nunca pienso en si van a votar o no por mí, la verdad.

Soy consecuente en ese sentido. No me preocupa pensar el mal cálculo político. No veo mayor afectación porque no se está afectando a ninguna federación afiliada.

Alguna federación podría decir que se perdió la posibilidad de que un muchacho aprendiera de la cultura de otro país.

No. Hemos invitado a las federaciones y a veces cuesta. Además hay ciertas características: que el muchacho hable inglés, que le permitan ir a Corea del Sur, pues a algunos padres les dará miedo enviarlos tan lejos.

Yo no sabría el razonamiento de por qué una federación no quiere enviar un atleta, porque mientras esté abierto el proceso cualquiera puede hacerlo, entonces no es que nosotros le cerramos la puerta a nadie.