Fiorella Masís. 15 mayo

Cuando Milagro Mena se fue a Italia, el pasado 20 de febrero, lo hizo sabiendo que pasarían varios meses sin ver a su hijo Ian, de siete año. Su sueño de competir en Europa merecía ese sacrificio.

A puro rodillo, Milagro se entrenó en suelo italiano. Foto: Cortesía CON
A puro rodillo, Milagro se entrenó en suelo italiano. Foto: Cortesía CON

Sin embargo, el destino le tenía preparado otro plan. La pandemia por el nuevo coronavirus se encargó de cambiar lo que dábamos por un hecho y así le sucedió a ella.

Mena regresó a Costa Rica el martes, en un vuelo humanitario procedente de Madrid, España, con más de 240 ticos.

La tristeza por dejar en pausa su deseo de estar en las grandes ligas del ciclismo se combinó con la felicidad por sentirse en suelo tico, cerca de su familia.

Tener a su hijo cerca era un alivio, pero al mismo tiempo una angustia, porque pese a estar en la misma casa, no puede abrazarlo, ni siquiera acercarse.

Al venir del exterior, e incluso desde uno de los países más afectados por el virus, la pedalista de Orotina guarda una cuarentena obligatoria de 15 días.

Mena vive bajo el mismo techo de su pequeño, pero en un cuarto aparte y tanto a él como a las demás personas las ve a la distancia.

Sorpresaaaa 😁😎 Estoy en CASA🇨🇷!!! • Mi corazón está lleno de alegría ❤ Ahora a esperar que que pase toda esta situación,...

Posted by Milagro Mena on Tuesday, May 12, 2020

No esconde que serán días difíciles, pero tal como sucedió cuando partió a Italia, su hijo ha podido entender la situación.

“Está tranquilo, ha sido muy consciente, y ha sabido esperar”, comentó.

Cuando decidió volver al país, Mena empezó a buscar opciones y con ayuda de la embajada tica en ese país entró en el último vuelo disponible desde el Viejo Continente.

“Antes salieron dos vuelos que tenían el cupo lleno, por lo que viajé en el tercero y acá estoy feliz, en mi casa. Veníamos como 280 ticos en ese vuelo, se nos dijo que sería el último que saldría para nuestro país por lo que suspiré profundo cuando estaba dentro del avión y más cuando aterrizó”, contó.

Desde su incorporación al Team Servetto – Piumate – Beltrami TSA, la pandemia no la dejó entrenar a plenitud y la mayor parte del tiempo se mantuvo en la casa, como seguirá ahora.

“Solo el hecho de obtener un contrato allá es bastante difícil…. Y que pase esto y lo pare, genera algo de susto. Pero estoy tranquila, confiando que es el tiempo de Dios. Ahora solo es esperar a que todo se reanude y regresar a cumplir las metas que teníamos propuestas”.

Milagro asegura venir con buena condición física, pero por el momento es incierto lo que sucederá en los próximos meses, pues pese aunque la UCI mantiene su calendario, dependerá de si las ciudades aceptan recibir al pelotón.

El Servetto-Stradalli Cycle es un equipo italiano de categoría UCI Women’s Team, fundado en el 2013. Esta es la segunda vez que Milagro Mena se involucra en un club extranjero, en el 2017 estuvo con el SAS Macogep, equipo franco-canadiense.