Fiorella Masís. 14 febrero

Tan común es ver a César Lizano ganar una carrera atlética en el país como también lo es verlo ingresar a meta acompañado de sus hijos, Gabriel y Samuel.

Este viernes, en la última etapa de la competencia The Coastal Challenge, sucedió lo mismo. En medio de la arena de Bahía Drake, en la península de Osa, el Tigre superó la meta como suele hacerlo.

La tradición tiene más de diez años; empezó con Gabriel, quien la primera vez se le “escapó” de la mano a su mamá, Gabriela Pérez, y corrió a topar al atleta.

César Lizano durante una carrera en Cartago, junto a su hijo Gabriel, hoy de 15 años. Foto: Alexánder Otárola
César Lizano durante una carrera en Cartago, junto a su hijo Gabriel, hoy de 15 años. Foto: Alexánder Otárola

No fue algo planeado ni mucho menos, cuenta Lizano al hablar de algo que, cuando es posible, se convirtió casi en un ritual.

"Ha sido algo que a ellos les nace, (..) no fue que le dije yo o mi esposa, le nació", recuerda César.

Quienes van regularmente a carreras conocen a Gabriel, ahora de 15 años. Su aparición en las fotos de meta se volvió frecuente y en ellas se plasma la evidencia de que el tiempo pasa, porque hoy ya supera a su papá en estatura.

Samuel, hijo menor de César Lizano, encabezó la llegada del corredor a meta durante la última etapa de la carrera The Coastal Challenge. También lo acompañó Gabriel (a la par) y atrás su esposa, Gabriela Pérez. Foto: Andrés Vargas /The Coastal Challenge
Samuel, hijo menor de César Lizano, encabezó la llegada del corredor a meta durante la última etapa de la carrera The Coastal Challenge. También lo acompañó Gabriel (a la par) y atrás su esposa, Gabriela Pérez. Foto: Andrés Vargas /The Coastal Challenge

Y en 2014, cuando nació el segundo hijo de César, también nació un nuevo seguidor a la tradición.

Samuel, de cinco años, decidió hacer lo mismo que su hermano, aunque de una manera diferente.

“Al inicio a él le daba vergüenza, pero después lo hizo y ahora le gusta, de hecho corre para ganarme, es más competitivo. Gabriel lo hace a la par mía; son diferentes características de ellos”, mencionó Lizano.

Incluso, este viernes en la etapa final de The Coastal Challenge Samuel tomó la delantera en ese afán por llegar antes que su papá.

“Son detalles que para mí se convierten en motivación y ojalá les sirva a ellos de ejemplo”.

El año pasado durante la Clásica Palmarín, Samuel cumplió con la costumbre.

Después de ver la foto, inmediatamente César recordó una imagen similar con Gabriel.

“Tenían casi que la misma edad, la misma carrera, foto similar pero en épocas diferentes”, mencionó entre risas.

La tradición que aún no es segura es si seguirán el amor de su papá por el atletismo. Samuel por ahora está pequeño y Gabriel muestra cierto gusto, aunque todavía no hace “click” con la rutina de entrenar constantemente.

“No los obligo, si le nace lo hace, pero practica fútbol y es muy activo”.

The Coastal Challenge. César corrió la carrera de seis etapas por primera vez su vida. Desde el año pasado reactivó un gusto por el atletismo de montaña y este se convirtió en un reto personal.

En la categoría de Adventure Race cerró con un tiempo acumulado de 12 horas 30 minutos y dos segundos, ganando la decimosexta edición de la competencia.

En total recorrió 133 kilómetros en una experiencia completamente nueva para él.

Asegura que lo más singular es adaptarse al sistema de acampar en cada lugar donde llegaban, pues cada participante debía montar su guarida para acampar.

“También es algo muy diferente porque tenés que pensar en el día a día. La idea es no desgastarse en las primeras etapas y jugar con el recorrido de cada una, porque el terreno y clima son distintos".

En la misma categoría que César Lizano también destacó la ganadora en femenino, Rebecca Ferry (17:57:12).

Por su parte, la distancia de Expedition Run la conquistó Cody Lind en masculino (22:42:33) y en femenino Kaytly Gerbin (27:31:57).