Manuel Baltodano. 6 julio

El equipo de voleibol femenino de Cartago se impuso por 3 sets a 1 al cuadro de Atenas en la final de voleibol de los Juegos Deportivos Nacionales, disputada este sábado.

Las jugadoras de voleibol femenino de Cartago celebran su cuarta presea de oro consecutiva en los Juegos Deportivos Nacionales. Foto: Mayela López
Las jugadoras de voleibol femenino de Cartago celebran su cuarta presea de oro consecutiva en los Juegos Deportivos Nacionales. Foto: Mayela López

Las dirigidas por Arturo Solano lograron imponerse en el primer set por marcador de 25-13; sin embargo, las atenienses no se rindieron y, aunque tuvieron una amplia desventaja durante el segundo set que las pondría contra las cuerdas, con una gran dosis de coraje y gracias a la motivación de su entrenador, el experimentado Jorge Castro, lograron revertir el marcador para ponerse arriba 25-24 y anotar el punto que les permitió ganarlo.

Pese al esfuerzo, para el tercer set las jugadoras de Cartago, que llegaron a esta final con tres medallas consecutivas, lograron aprovechar el desgaste físico de las alajuelenses para vencer 25-12.

El cuarto set, a la postre definitivo, fue especialmente reñido, pues las capitaneadas por Gabriela Araya lucharon hasta el final e incluso hubo momentos en los que se ponían arriba en el tanteador, pero no lograron resistir la letal ofensiva del equipo de la Vieja Metrópoli, que venció por 25-21, en lo que fue un set de dientes apretados.

El timonel de las cartaginesas, Arturo Solano, explicó cómo fue el duro proceso para alcanzar este logro, en un camino que comanda desde hace dos años.

“El proceso de preparación para los Juegos Nacionales duró seis meses. Empezamos en febrero, y fue un proceso muy difícil por las eliminatorias y los rivales que nos tocaron, pero por dicha logramos el objetivo. Llevo cinco años en el proceso, y específicamente con las chicas ya dos años”, mencionó.

Solano comenzó su carrera en su natal Turrialba, hasta que Martín Rodríguez lo llamó para formar parte del cuerpo técnico de Cartago, donde también trabaja en el equipo masculino.

El turrialbeño considera que parte importante del éxito que ha tenido el equipo es mérito del Comité Cantonal de Deportes de Cartago, el que considera uno de los mejores.

“El Comité da mucho apoyo a las chicas, tanto para los procesos, la preparación, el transporte, la alimentación y todo lo demás, entonces creo que también este triunfo es de ellos”, dijo.

El combinado entrena tres veces por semana, por lo que las jugadoras necesitan organizarse con sus obligaciones académicas para cumplir tanto en sus estudios como en este deporte. Tal es el caso de Sofía Arroyo, quien es seleccionada nacional, miembro del equipo de la provincia en Segunda División, cuatro veces campeona de Juegos Nacionales y estudiante de Terapia Física.

“Llevo seis años en el equipo, ha sido un proceso largo, este año nos vamos seis porque son nuestros últimos Juegos Nacionales, pero sigo jugando. Muchas veces tengo que pedirles a los profesores que me cambien la fecha de exámenes o trabajos en la universidad para cumplir con el equipo. Por ejemplo, llegué el domingo de Nicaragua, había faltado toda la semana a clases, y una compañera me dijo que había una prueba de una materia difícil, tuve que pedir que lo pospusieran”, menciona Arroyo.

Esta jugadora afirma que desde que juega voleibol ha pasado por varias lesiones. Incluso, jugó el duelo ante Atenas con una dolencia en la rodilla. Las lesiones han sido, precisamente, parte del motivo por el que eligió estudiar Terapia Física.

“Es muy duro jugar lesionada, sí duele, pero a punta de coraje se saca adelante. A mucha gente nunca le pasó por la cabeza que Cartago ganara una medalla, luego decían que ya teníamos la medalla ganada, pero en este campeonato nos costó bastante”, concluyó la número 9 del cuadro brumoso.