Juan Diego Villarreal. 8 marzo, 2016
Idamar Goes de 38 años y quien en 2014 abandonó la prueba a los 70 kilómetros, de está manera tomó revancha al concluir el evento tras 33 horas, 22 minutos y 36 segundos
Idamar Goes de 38 años y quien en 2014 abandonó la prueba a los 70 kilómetros, de está manera tomó revancha al concluir el evento tras 33 horas, 22 minutos y 36 segundos

Cuando el calor era más extenuante y el terreno en Carara estaba agreste, una sorpresiva lluvia refrescó el recorrido del brasileño Idamar Goes, en su afán de culminar la Ultramaratón Extrema de 150 kilómetros entre Turrubares, Orotina y Atenas.

Aquella agua que cayó del cielo fue como una señal para Idamar, quien aseguró que la mayor inspiración para completar la hazaña y terminar por primera vez los 150 km en las tres ediciones, fue su madre Ana María Santos Goes, quien falleció hace un mes.

"Venía con el objetivo de terminar la carrera para honrar la memoria de mi madre, quien nos dejó hace un mes. En la parte más dura sentí su compañía; siempre supe que Dios y ella estaban conmigo", comentó Goes.

Idamar, de 38 años y quien en 2014 abandonó la prueba a los 70 kilómetros, tomó revancha al concluir el evento con un tiempo de 33 horas, 22 minutos y 36 segundos. La competencia empezó el sábado 5 de marzo en Monterrey de Turrubares, a la 1 a. m.

"La prueba fue más difícil, más complicada que las 115 millas de Brasil, donde quedé en el décimo lugar en enero anterior. El clima estuvo muy caliente, pero precisamente en la parte más montañosa (Carara) fue cuando nos llovió y eso refrescó la temperatura", añadió el suramericano.

"En ese momento sentí la presencia de mi madre, su inspiración y la ayuda de Dios. Me sentí más cómodo corriendo bajo esas condiciones y así pude cumplir con mi objetivo".

A pesar de liderar la competencia, Idamar también tuvo tiempo para apoyar al nacional Melvin Redondo, quien en el kilómetro 70 se lesionó del tobillo derecho, por lo que el brasileño le esperó y le dio ánimos hasta que en el kilómetro 111 no pudo más y abandonó.

"Pude hacer un mejor tiempo, pero no podía abandonar al compañero (Melvin Redondo); él había hecho un gran esfuerzo para no desistir y le colaboré hasta dónde él pudo", dijo el brasileño.

Al final solo Idamar logró culminar el evento, mientras que en el km 111 abandonaron Melvin Redondo, a 22 horas, cinco minutos y 42 segundos; Francisco Ortega a los 102 km con 27:30:27 y Carlos Cárdenas a los 42 km con 4:30:54.