Juan Diego Villarreal. 29 julio
El tico Eduardo Sánchez acaba de derribar al trinitense Alexander Michael, en el primer asalto de un combate de cuartos de final en los 64 kilogramos de los Juegos Panamericanos. Fotografía: Cortesía de CON
El tico Eduardo Sánchez acaba de derribar al trinitense Alexander Michael, en el primer asalto de un combate de cuartos de final en los 64 kilogramos de los Juegos Panamericanos. Fotografía: Cortesía de CON

Al boxeador costarricense Eduardo Sánchez no le bastó tumbar en una ocasión a su oponente en el primer round ni que en tercer episodio le dieran una advertencia al trinitario Michael Alexander por sujetarse a su oponente.

En la decisión final los jueces dieron por ganador al caribeño ante el asombro y frustración del tico quien no negó que lloró de la rabia al conocer el resultado del combate, que le impidió asegurar una medalla de bronce en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

“Sinceramente me veía como ganador, sentí que iba sumando en las papeletas, pero eso no vieron las jueces. La verdad siento una frustración muy grande, lloré después de esto, lo acepto. También los hombres lloran, como dicen”, aseguró Sánchez.

Eduardo, de 24 años y quien es publicista de profesión, aseveró que venía con la ilusión de ganar una presea, Luego de haberse quedado muy cerca en Toronto 2015, tenía confianza en lograrlo esta vez, tras la pelea realizada.

“El primer round fue parejo, pero al final me parece que saqué la ventaja cuando lo boté y le hacen cuenta de protección. El segundo episodio aún más parejo y en el tercero tras cometer una infracción y recibir la amonestación sentí que había ganado”, manifestó Sánchez.

El pugilista nacional se sinceró y no pudo ocultar su dolor por lo que había sucedido.

“Siento que me robaron. Si el tipo hubiese barrido el ring conmigo, yo lo acepto, no tendría problema, pero no fue así. Es por eso que tengo tanta rabia y frustración", reiteró Sánchez.