Otros deportes

Atletas de Alajuelita derriban prejuicios y escasez para hacer grande a su cantón

El equipo de atletismo Alajuelita 2001 entrena en la calle o en una pista de apenas 100 metros, pero ni siquiera eso les impidió destacar en los Juegos Nacionales de este año

Fernanda Mora y Arath Salazar tienen muchas cosas en común, una de ellas es que conocieron el atletismo sin querer y ahora sus sueños son tan grandes como los de reconocidos atletas olímpicos, y también las costarricenses Andrea y Noelia Vargas o el atleta Sherman Guity. “Si ellos pueden, ¿por qué nosotros no?”, piensan los dos jóvenes oriundos de Alajuelita y quienes se inspiran a través de estos ejemplos o mientras observaban los pasados Juegos de Tokio 2020.

Para ellos la palabra imposible no existe, ni siquiera para mencionarla durante los minutos de entrevista que tuvimos una tarde de diciembre en el Estadio de Alajuelita. Ahí entrena el equipo de atletismo Alajuelita 2001, que cuenta con 50 atletas, entre los 4 y 18 años.

Pese a ser un comité cantonal con pocos recursos, uno de sus propósitos es que nadie tenga que incurrir en gastos para formar parte del grupo. El dinero nunca será un impedimento para prepararse, y con ese ejemplo logran destacar en Juegos Nacionales. Tampoco importa la falta de infraestructura; por el contrario, hoy están agradecidos porque hace un año se construyó la pista de 100 metros y el área de aterrizaje o foso con arena, que anteriormente era de tierra.

Pero ese avance no cambia una realidad: los atletas de Alajuelita deben salir a la calle para entrenar. Por ejemplo, Fernanda puede utilizar los 100 metros de pista para hacer esa distancia, practicar la técnica, potencia o reacción en salidas, pero cuando se trata de otras pruebas, ahí se acaba el espacio y es el momento de ir detrás de la iglesia del cantón.

“Con el riesgo de los carros o recibir insultos porque andás en licra y te dicen cosas por ser mujer. Yo tengo que correr a toda velocidad, y es peligroso”, cuenta Mora, de 16 años y quien en los pasados Juegos Nacionales ganó dos medallas de oro, en 100 y 200 metros, pese a estar lesionada. Es decir, ninguna adversidad la podía detener.

Fernanda Mora compite en pruebas de velocidad, mientras Arath Salazar se enfoca en salto triple y largo. Foto: Fiorella Masís

Su entrenadora, Ericka Jaén, reconoce la dificultad para realizar los entrenamientos. Ella divide a los atletas para que se cuiden entre ellos, coloca conos en ciertos puntos, a sabiendas que en cualquier momento un carro les pasará por encima, como ya ha sucedido. En ocasiones soportan gritos de “vagabundos”, pero al mismo tiempo han sido testigos de felicitaciones y aplausos.

“El comité ha hecho cosas que uno agradece, pero pienso que entidades como el Icoder deberían fijarse un poco más en Alajuelita”, mencionó Jaén. Ella tiene 13 años trabajando en el atletismo de Alajuelita y aunque su función principal es de entrenadora, también hace de mamá, amiga y consejera. En palabras de Fernanda, “es una bendición” en sus vidas. Los apoya y motiva constantemente, les ha hecho creer en sus capacidades y sueños.

Por eso Arath, de 17 años, no le pone techo a sus aspiraciones. Su sueño es estar en un mundial o los Juegos Olímpicos. Ya estuvo en sus primeros Centroamericanos y ha competido dos veces en las justas nacionales, ganando oro en 2019 y plata en 2021 en la prueba de salto triple.

“Conocí el atletismo, y pasé por problemas, mucho estrés y desesperación y el atletismo me ayudó a sacar todo, porque uno comparte con compañeros y se entrena bastante. Eso me ayudó mucho, para enfocarme y no tener distracciones. Ha sido un proceso muy bonito que me ha ayudado mental y físicamente”, contó.

Arath y Fernanda se sienten orgullosos de representar a Alajuelita, se les nota en el rostro y lo dicen con una sonrisa en la cara. Es una forma de demostrar que el cantón josefino tiene cosas buenas y no solo malas, como es visto desde fuera.

“Normalmente hay gente que dice Alajuelita es un lugar peligroso, y puede que en ocasiones es cierto, pero no todo lo que dicen es real”, añade Arath.

Jaén es fiel creyente de que es necesario conocer historias como las de sus atletas para cambiar esa mentalidad: “Desde afuera la gente ve a Alajuelita como lo más bajo y hay tanta gente buena, esto es de aplaudir a la niñez y juventud, no solo enfocarse en si matan a alguien o hay un robo”.

Fernanda y Arath son reflejo de esa juventud apasionada por el atletismo y decidida a poner en alto el nombre de su cantón. Hace apenas tres años, cuando ambos conocieron la disciplina, no sabían todo lo que podían encontrar.

Arath fue a un entrenamiento por recomendación de una amiga y después de pasar por muchas pruebas se dio cuenta que el salto triple era lo suyo. A Mora la convenció su entrenadora, quien la observó jugando fútbol y le vio características de corredora de velocidad. Al final el ojo clínico no falló.

Fiorella Masís

Fiorella Masís

Periodista con nueve años de experiencia, seis de ellos en la sección deportiva de La Nación. Actualmente se encarga de la cobertura del Deportivo Saprissa y de deportes como atletismo, natación y triatlón. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.