Juan Diego Villarreal. 31 julio
La velocista Zoila Rosa Stewart, fue una de las mejores atletas nacionales en la década de los 90, compitiendo en los eventos del ciclo olímpico y los campeonatos mundiales. Cortesía
La velocista Zoila Rosa Stewart, fue una de las mejores atletas nacionales en la década de los 90, compitiendo en los eventos del ciclo olímpico y los campeonatos mundiales. Cortesía

La exatleta costarricense Zoila Rosa Stewart Lee fue incluida este año en el Salón de la Fama de Life University, en los Estados Unidos, universidad que inauguró el año anterior un espacio para los mejores deportistas en la historia de la institución. Zoila Rosa, especialista en pruebas de velocidad, destacó en la década de los años 90, fue campeona centroamericana y primera tica en ganar una medalla en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, además de participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Atlanta 96.

También compitió con el equipo de atletismo de Life University entre 1997-1999. Fue seleccionada en cuatro ocasiones en 1997 y 1998 en atletismo al aire libre y en 1998 y 1999 en atletismo bajo techo, llegando a ser nombrada la mejor atleta en pista bajo techo de la NAIA (National Association of Intercollegiate Athletics) en 1998.

Dicha entidad, a diferencia de la NCAA (National College Athletic Association), admite universidades extranjeras, contando con cinco universidades canadienses y una de Bahamas entre sus miembros. La josefina fue la única mujer que recibió ese honor, junto a cuatro varones más.

Sus mejores marcas en los 200 y 400 metros lisos, en la modalidad bajo techo, corriendo para Life fueron de 24:87 y 56:43, respectivamente, logrados en 1998 y los cuales también se consideran récord nacionales de Costa Rica.

Además de destacar en el atletismo, Zoila Rosa obtuvo su título como doctora quiropráctica, una Maestría en Ciencias de la Salud con énfasis en Lesiones Deportivas y Bachillerato en Biología.

“Ha sido un premio a la dedicación, amor, constancia y esfuerzo. Representa una motivación más para continuar adelante y seguir siendo un ejemplo para las futuras generaciones de atletas. En ningún momento represente a mi país esperando algo a cambio. Esto es una muestra más de que cuando se hacen bien las cosas, entregando el alma, corazón y un 120%, Dios siempre te premia”, dijo Stewart.

La atleta oriunda de Hatillo añadió. “Este reconocimiento representa otra manera de continuar llevando el nombre de nuestra querida Costa Rica en alto”.

Zoila Rosa Stewart, aún mantiene los récord nacionales en los 400 metros lisos al aire libre y los 200 y 400 metros libres bajo techo. Cortesía
Zoila Rosa Stewart, aún mantiene los récord nacionales en los 400 metros lisos al aire libre y los 200 y 400 metros libres bajo techo. Cortesía

Vida deportiva. Como seleccionada nacional, Zoila participó en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, Estados Unidos 1987, La Habana, Cuba 1991, y Winnipeg, Canadá 1999. También en los mundiales de atletismo de Roma 87, Gotemburgo 93 y Atenas 97.

También representó a Costa Rica en los Olimpíadas de Barcelona 92, donde avanzó a la segunda ronda y cuatro años más tarde compitió en Atlanta 96.

Fue campeona Centroamericano en los Juegos de San Pedro Sula 90, en los 100, 200, 400 y relevos 4x100; así como en los Centroamericanos de San Salvador 94, en 100, 400, 800 y relevos 4x100 y 4x400.

En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce 93, Puerto Rico, se dejó la medalla de plata en los 400 metros lisos con un ‘crono’ de 52 segundos y 57 centésimas, convirtiéndose en la primera mujer costarricense en ganar una presea en las justas regionales en eventos de velocidad. Su tiempo aún es récord nacional.

Jorge Lobo, especialista y entrenador de atletismo, comentó que Zoila Rosa es una de las grandes atletas que ha dado nuestro país y es un reconocimiento muy merecido. Incluso, hasta dónde él conoce, es la única atleta nacional que está en el Salón de la Fama de una universidad estadounidense.

Zoila Rosa es parte de una familia de deportistas. Su hermana Maureen Stewart participó en los Juegos Olímpicos de Séul 88, en los 800 metros lisos, y su hermano menor, Michael Stewart, fue campeón centroamericano en los 100 metros lisos. No obstante, ambos fallecieron de forma trágica.