Fanny Tayver Marín. 2 agosto
Andrey Amador estuvo muy activo en la segunda etapa de la Ruta de Occitania. Fotografía: Team Ineos
Andrey Amador estuvo muy activo en la segunda etapa de la Ruta de Occitania. Fotografía: Team Ineos

Andrey Amador superó sin problemas la segunda etapa de la Ruta de Occitania, en el sur de Francia.

En cuestión de dos días, el tico del Team Ineos le metió 361,5 kilómetros de competencia a sus piernas y eso lo tiene contento.

Durante la fracción de este domingo entre Carcasona y Cap Découverte, el ciclista costarricense se vio más laborioso.

Una imagen del equipo lo retrató comandando a su formación, como escudero del británico Chris Froome y del colombiano Egan Bernal.

De nuevo, el objetivo del día era provocar que todos en la carrera fueran a tope, pensando en lo que viene a partir del 29 de agosto, cuando se dé la partida del Tour de Francia.

Al igual que en la jornada inaugural de Occitania, el remate de la etapa estaba destinado a un esprint y en esta ocasión llegó el desquite para el italiano Sonny Colbrelli (Bahrain McLaren).

Después del tercer puesto del sábado, él se dejó la victoria con un tiempo de 4:22:23, un registro con el que arribaron 99 ruteros más.

La segunda plaza fue para Bryan Coquard (B&B Hotels Vital Concept), quien continúa al frente de la clasificación general, con un acumulado de 8:57:07.

El pulso entre ellos dos es muy reñido, porque en la general, Colbrelli está apenas a dos segundos.

Andrey Amador cerró la jornada en la casilla 107, a 43 segundos y en la general se ubica en el puesto 91, a 59 segundos.

Sin embargo, todo cambiará drásticamente este lunes, cuando haya un combate de montaña, con llegada en alto.

La etapa reina de Occitania implica 163,5 kilómetros entre Saint-Gaudens y Col de Beyrède, sobre los Pirineos. La cita implica el ascenso de cuatro puertos, tres de ellos de primera categoría, con más de 4.000 metros de desnivel.

Es una oportunidad para que los escaladores se prueben, como si se tratara de un examen de diagnóstico, principalmente porque una de las etapas del Tour presenta algunas de esas subidas.

Dicho reto no solo medirá a los favoritos, sino que también será muy importante para los gregarios y Amador espera ayudarle bastante al Ineos en este primer careo con la montaña.