Fanny Tayver Marín. 16 octubre
La Vuelta a España implementará un método nuevo para proteger más a la caravana de la amenaza de la covid-19. Fotografía: Vuelta a España
La Vuelta a España implementará un método nuevo para proteger más a la caravana de la amenaza de la covid-19. Fotografía: Vuelta a España

Andrey Amador cuenta las horas para ser uno de los escuderos de Richard Carapaz y de Chris Froome en la Vuelta a España que comenzará el próximo martes.

Será la segunda vuelta grande en la que el tico porte el uniforme del Ineos, después de que en esta temporada marcada por la pandemia corrió el Tour de Francia.

Debido a la covid-19, la Vuelta modificó aplicó tijera a su trazado y quitó tres días de carrera. Es decir, la prueba tendrá 18 etapas.

Además, estrenará un sofisticado sistema de reconocimiento facial como parte del protocolo para resguardar la salud de todos los integrantes de la caravana.

“La situación de crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha abocado a la Vuelta a eliminar el proceso de firma que caracteriza, tradicionalmente, la salida de cualquier etapa. El control de firmas es clave: un trámite de carácter obligatorio en la competición, que conlleva una sanción en caso de que el corredor no realice el proceso de registro antes de tomar la salida de la etapa. Para evitar la manipulación física de bolígrafo y papel este año, de la mano de Movistar, el proceso se realizará utilizando tecnología de reconocimiento facial”, mencionó la organización.

También detalla que la tecnología de reconocimiento facial implantada por Telefónica Ingeniería de Seguridad, es una de las medidas más eficaces para el control de la pandemia, pues permite la identificación de personas sin contacto, manteniendo la distancia de seguridad.

“El sistema de reconocimiento facial es una aplicación dirigida por ordenador que analiza las características físicas de una persona para identificar quién es. El programa detecta al usuario, estudia los detalles y verifica si está autorizado a acceder a cierto lugar o información”.

Además, el sistema dispone de medición de temperatura corporal que servirá en esta ocasión para captar la imagen del ciclista y a través de un innovador algoritmo de reconocimiento facial, mostrará en las pantallas del escenario del control de firmas los datos del competidor correspondiente.

“De esta forma, se elimina el contacto en el proceso de control de firma de cada inicio de etapa y así el riesgo de contagios entre los ciclistas. Por primera vez en la historia, se empleará este tipo de innovación tecnológica en la Vuelta y se hará de la mano de Telefónica Ingeniería de Seguridad”, acotó la organización de la competencia.

La Vuelta a España se disputará del 20 de octubre al 8 de noviembre y los ciclistas que el Ineos tiene preinscritos son Chris Froome, Andrey Amador, Richard Carapaz, Michal Golas, Dylan van Baarle, Brandon Rivera, Iván Ramiro y Cameron Wurf.

Cartas importantes. Si por la víspera se saca el día, la edición 75 de la Vuelta será muy competitiva, pues los gallos del Tour de Francia volverán a toparse.

Después de ver cómo el título del Tour de Francia se le escapó de las manos en la penúltima etapa, el esloveno Primoz Roglic regresa al ruedo liderando al Jumbo-Visma que alinea un grupo potente con Tom Dumoulin como co-líder y sus gregarios de lujo: Robert Gesink, George Bennett y Sepp Kuss.

Nans Peters (AG2R-La Mondiale), Alexey Lutsenko (Astana Pro Team) y Dani Martinez (EF Pro Cycling), ganadores de etapas de montaña en el último Tour de Francia, también forman parte de la ilustre lista de preinscritos; igual que los protagonistas de la clasificación general del Tour de Francia: Enric Mas (5º), Tom Dumoulin (7º), Damiano Caruso (10º), Guillaume Martin (11º), Alejandro Valverde (12º), Richard Carapaz (13º) y Sepp Kuss (15º).

La Vuelta también es una buena ocasión para enmendar las frustraciones sufridas en el Tour: Thibaut Pinot y su lugarteniente David Gaudu (Groupama-FDJ), Esteban Chaves (Mitchelton-Scott) o David de La Cruz (UAE), que empezó malherido y acabó convirtiéndose en uno de los colaboradores más preciados del ganador final, Tadej Pogacar.

Dos estrellas figuran entre los sprinters pre-inscritos: Sam Bennett (Deceuninck-Quick Step), el hombre que logró destronar a Peter Sagan en la lucha por el maillot verde del Tour de Francia y Pascal Ackermann (Bora-Hansgrohe), ganador de la clasificación por puntos del Giro 2019 en su primera participación en una vuelta grande.

Jasper Philipsen (UAE Team Emirates), Matteo Moschetti (Trek-Segafredo) y Magnus Cort (Astana Pro Team) figuran entre los candidatos a poner en entredicho la supremacía de este dúo de velocistas.