Fanny Tayver Marín. 24 octubre
Andrey Amador en plena acción durante la quinta etapa de la Vuelta a España. Fotografía: Ineos Grenadiers
Andrey Amador en plena acción durante la quinta etapa de la Vuelta a España. Fotografía: Ineos Grenadiers

Resultan incontables los intentos de fuga que se dieron en la quinta etapa de la Vuelta a España y el ciclista costarricense Andrey Amador fue uno de los hombres que se animó a probar suerte.

La jornada comenzó en Huesca, con 186,4 kilómetros hasta Sabiñánigo y desde la partida empezó la batalla, con muchos corredores buscando la fuga y confiando en poder luchar por la victoria.

El pelotón estaba roto, pero para poner orden, los principales líderes dieron caza a la fuga y después de 69 kilómetros había grupo compacto, una situación que duró muy poco.

Volvieron los ataques, con Rémy Cavagna (Deceuninck Quick Step) y Andrey Amador (Ineos Grenadiers) que tomaban 9 segundos de ventaja.

El ciclista costarricense Andrey Amador marcha en la posición 57 de la clasificación general. Fotografía: AFP
El ciclista costarricense Andrey Amador marcha en la posición 57 de la clasificación general. Fotografía: AFP

A Cavanga y Amador se les unieron Magnus Cort Nielsen (EF Pro Cycling) y Stan Dewulf (Lotto Soudal). Era un cuarteto de punta de cuidado, así que el Astana decidió no correr riesgos y apresuró el paso. Debido a eso, el pelotón volvió a estar agrupado, después de 77 kilómetros.

Había un ritmo alto y la tónica se mantenía, con los intentos constantes de fuga.

En la parte más complicada del recorrido, la misma carretera terminaba de acomodar las piezas. El Alto de Vio, de segunda categoría, implicaba un ascenso de 13,5 kilómetros al 4,7%.

Ineos era entonces el encargado de tirar del grupo en las primeras rampas y de la escapada que había en ese momento, Sepp Kuss se posicionaba como líder virtual.

Tim Wellens (Lotto Soudal), Guillaume Martin (Cofidis) y Thymen Arensman (Sunweb) fueron quienes puntuaron en ese premio de montaña y llevaban 2:50 de ventaja.

Con esa diferencia afrontaban el segundo encadenado, el Alto de Fanlo, de tercera categoría, con 6,4 kilómetros al 4,6%; mientras que el Ineos seguía con el control en el grupo de favoritos.

La Vuelta a España tiene como líder general a Primoz Roglic. Fotografía: AFP
La Vuelta a España tiene como líder general a Primoz Roglic. Fotografía: AFP

Seguía el Alto de Petralba, de segunda categoría, con 8,7 kilómetros al 5,2%. El trío de punta tenía entonces 4:30 de ventaja con permiso del pelotón.

Ahí fue donde el belga Wellens logró su propósito: quitarle al ecuatoriano Richard Carapaz el liderato en la clasificación de la montaña.

También, esos tres hombres en fuga llegaron solos y con ventaja al último kilómetro. Entre ellos iba a estar el triunfo del día.

Thymen Arensman fue el primero en moverse justo en la pancarta de 1.000 metros para el final; luego probó Tim Wellens, quien fue el ganador de la etapa, con un tiempo de 4:19:25; seguido por Guillaume Martin a 4 segundos y Thymen Arensman, a 12 segundos.

Cuando ya se acercaban los perseguidores, se produjo una caída en la última curva. Daniel Martin (Israel Start Up) se fue al piso, sin consecuencias.

El grupo principal arribó a 2:13. En ese paquete iban 54 pedalistas, entre los que se encontraba el costarricense Amador, a quien se le consignó la posición 56 en la fracción.

Después de cinco días de carrera, el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) sigue con la prenda roja de líder general, al acumular 20:52:31; escoltado por Daniel Martin, a 5 segundos y Richard Carapaz, 13 segundos.

Por su parte, Andrey Amador aparece en la casilla 57 de la general, a 33:45.

Cuando los hombres del Ineos estaban en el bus, en el traslado, el rutero tico dio otra exhibición del buen ambiente que hay en el equipo. En esta ocasión, él mismo se encargó de masajear las piernas de su compañero Cameron Wurf y en el video que colgó en sus redes sociales se nota que ya está más familiarizado con el inglés.

Tras completar su día en la Vuelta, el nacional se enteró de las buenas noticias para el Ineos en el Giro de Italia con dos integrantes del equipo: Tao Geoghehan ganó la penúltima etapa y Rohan Dennis fue tercero.

En la general todo se resolverá en la última fracción, porque Jai Hindley porta la maglia rosa, pero Geoghehan tiene exactamente el mismo tiempo y lo que resta es una contrarreloj individual de 15,7 kilómetros entre Cernusco sul Naviglio y Milán.

Al tiempo que cae el telón del Giro, este domingo se correrá la sexta etapa de la Vuelta a España, con 146,4 kilómetros entre Biescas y Aramón Formigal, con llegada en alto, en un premio de montaña de primera categoría.