Por: Fanny Tayver Marín 14 marzo, 2015
Andrey Amador demuestra en la Tirreno Adriático que Italia es uno de los escenarios donde siempre realiza buenas actuaciones. | MOVISTAR TEAM
Andrey Amador demuestra en la Tirreno Adriático que Italia es uno de los escenarios donde siempre realiza buenas actuaciones. | MOVISTAR TEAM

Llega el momento crucial de la Tirreno Adriático, justo cuando el ciclista costarricense Andrey Amador se siente mejor .

Aunque la etapa reina de esta competencia será mañana, hoy es el primer test de montaña y eso implica que el tico tratará de estar siempre al lado de su capo, el colombiano Nairo Quintana, para lo que necesite.

“La verdad que cada vez voy mejor, me encuentro bien y con ganas. Hay que estar contentos”, manifestó el rutero nacional de Movistar Team en su sitio web, www.andreyamador.com .

En la tercera jornada de la Carrera de los Dos Mares que se disputó ayer sobre 203 kilómetros entre Cascina y Arezzo, el tico se desempeñó una vez más como todo un guerrero.

Los hombres de la escuadra telefónica ya no estaban interesados en resguardar la maglia azzurra (camisa azul de líder) que portaba el italiano Adriano Malori.

Para Amador y compañía, la prioridad era proteger a su jefe de filas para que no perdiera ni un segundo en la prueba y ahorrar energías para este fin de semana que tendrá un doble careo con la montaña.

La etapa terminaba con un circuito y un repecho que dificultó el cierre y provocó una caída que le bloqueó el paso a más de uno.

Amador se enfilaba a cruzar la meta con el mismo tiempo del ganador del día y nuevo líder general, el belga Greg Van Avermaet (BMC), quien registró 4:58:17, pero por ese incidente en los últimos kilómetros, el tico tuvo que frenar para evadir la caída.

Andrey se las ingenió y llegó a meta con apenas 18 segundos de retraso. En la general, va de 52, a 37 segundos de Avermaet.