Eliseo Quesada C.. 21 julio, 2018
Andrey Amador (de casco amarillo) en el grupo de fugados que dominó la etapa 14 del Tour de Francia. Foto: Philipe López, AFP
Andrey Amador (de casco amarillo) en el grupo de fugados que dominó la etapa 14 del Tour de Francia. Foto: Philipe López, AFP

Andrey Amador culminó su mejor jornada en lo que va del Tour de Francia 2018 al involucrarse en la fuga principal de la carrera y entrar a la meta en el puesto 18 de la etapa 14.

El costarricense, que corre para el equipo Movistar, cruzó la raya final a poco más de dos minutos del ganador del día, el español Omar Fraile (Astana), y con 16 minutos de ventaja sobre el pelotón en el que venían los principales competidores de la caravana, entre ellos el líder Geraint Thomas (Sky) y sus compañeros del Movistar, Mikel Landa, Nairo Quintana y Alejandro Valverde.

La aventura le permitió al costarricense no solo darle protagonismo a su escuadra sino también escalar 15 posiciones en la clasificación general individual y colocarse en el puesto 50, a 1 hora, 09 minutos y 56 segundos de Thomas.

Amador empezó muy temprano en una escapada de siete corredores, cuando aún faltaban 170 kilómetros para llegar a la meta en Mende. Con él iban Fraile, Sylvain Chavanel, Thomas de Gent, Lilian Calmenaje, Jerome Cousin y Anthony Pérez. Ninguno representaba un peligro en la general individual para el Sky, que controlaba el pelotón y le dio la venia a la escaramuza.

“Al principio se hicieron unos abanicos y nos metimos en un grupo de siete, pero fue muy exigido y todo eso luego se paga”, recordó después Amador.

Unos cinco kilómetros más adelante se les unió otro grupo más numeroso hasta formar 32 ciclistas en cabeza que paulatinamente fueron aumentando la ventaja hasta llevarla a casi 20 minutos, la fuga con la diferencia más amplia en esta edición de la Grande Boucle. Andrey era el único representante del Movistar y uno de los dos latinoamericanos, junto con el colombiano Daniel Martínez (EF Education First-Drapac).

A 61 kilómetros de la meta, el español Gorka Izaguirre comenzó a agitar el grupo al saltar en el ascenso a la Croix de Berthel. Tom-Jelte Slagter y Jasper Stoyven se le unieron en el descenso posterior para formar un trío en punta de competencia.

A 38 kilómetros del final, Amador perdió rueda con el grupo que perseguía a los tres de adelante, en un repecho no puntuable que agotó las fuerzas del tico. “No sé si pequé de no tomar mucha agua o algo, porque desde ese que yo creo que no puntuaba la verdad que ya venía con calambres, ya no podía ni dar pedal y más bien venía preocupado a ver si no llegaba”, comentó Amador a los medios presentes en la carrera.

Poco después Fraile y una docena de corredores más terminó de despedazar el grupo que una vez fue de 32 para ir en pos de los líderes y buscar el triunfo de la etapa. Atrás el pelotón principal seguía en calma, a más de 16 minutos de diferencia.

Finalmente en el ascenso al Croix Neuve fueron alcanzados y en el kilómetro final saltó Fraile para dejarse la victoria.

“Una pena, era una bonita oportunidad para la etapa de hoy, pero no se pudo. Y cuando no se está bien físicamente, no se está. Hoy fue uno de esos días en que las situaciones no eran las mejores. Me sentía bien y era un día que podía haberlo aprovechado mejor. Pero cuando no hay, no hay”, resumió Amador al final de la jornada.

“Queríamos buscar la etapa, y también por equipos, pero buscábamos la etapa aunque está claro que estamos muy lejos de las fuerzas que necesitamos”, confesó finalmente.