Fanny Tayver Marín. 14 febrero
La Vuelta a Andalucía es la primera carrera en la que Mikel Landa (tercero de izquierda a derecha) y Andrey Amador (penúltimo) actúan juntos. Foto: Gómez Sport / Movistar Team
La Vuelta a Andalucía es la primera carrera en la que Mikel Landa (tercero de izquierda a derecha) y Andrey Amador (penúltimo) actúan juntos. Foto: Gómez Sport / Movistar Team

La Vuelta a Andalucía se convierte en la primera carrera por etapas del año para el ciclista costarricense Andrey Amador (Movistar Team), quien solo había actuado en dos trofeos del Challenge de Mallorca, la Vuelta a Murcia y la Clásica de Almería.

La jornada inaugural tuvo un trazado de 197,6 kilómetros entre Mijas y Granada, con victoria del francés Thomas Boudat (Direct Energie), quien se impuso con un tiempo de 5:21:39.

Con ese mismo registro arribaron a la meta 94 pedalistas más, incluido el costarricense, a quien se le asignó la posición 45 del día.

Esta carrera, también conocida como la Ruta del Sol, es el primer evento en el que Amador corre junto al español Mikel Landa, quien llegó a darle más fuerza a la escuadra telefónica para pelear el título de las grandes vueltas ya sea con él, con Nairo Quintana, o con Alejandro Valverde.

El morbo también se hace presente en Andalucía, porque marca el retorno competitivo del británico Chris Froome (SKY), quien volvió a competir pese a estar bajo la lupa de las autoridades, ya que en la Vuelta a España arrojó un resultado analítico adverso, al superar la dosis permitida de salbutamol.

Froome siempre ha dicho que padece asma y en esos días la enfermedad lo atacó.

Él aún le debe las explicaciones pertinentes a la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Por el tipo de sustancia que es, Froome no se encuentra suspendido provisionalmente. Sin embargo, si no sale bien librado en la audiencia a la que debe acudir y lo hallan culpable, corre el riesgo de perder el título de la Vuelta a España del año pasado y recibir un castigo.

Este jueves se correrá la segunda etapa de la Vuelta a Andalucía, con 140 kilómetros entre Otura y La Guardia de Jaén, un día que representa el primero de dos finales en alto.

Después de un trazado llano y cuatro altos previos, los últimos 2,5 kilómetros serán durísimos, al tratarse de una subida al 13%.

La Ruta del Sol terminará el domingo.