Juan Diego Villarreal. 24 abril
La vallista Andrea Vargas entrena desde el 2019 en los Estados Unidos, donde vive junto a su familia. Cortesía
La vallista Andrea Vargas entrena desde el 2019 en los Estados Unidos, donde vive junto a su familia. Cortesía

La preparación de la atleta Andrea Carolina Vargas para los Juegos Olímpicos de Tokio, que inician en julio próximo. se concentrará en los Estados Unidos, con el fin de evitar un posible contagio de la covid-19 y poner en riesgo su participación en las justas.

Así lo explicó su madre y entrenadora Dixiana Mena, luego de comentar que Andrea volverá a la pista este sábado en los 100 metros vallas, en el USATF Grand Prix at Oregon Relays, cuando compita a las 4 p. m., hora costarricense, en una final directa donde estarán nueve competidoras.

Para la puriscaleña será su segunda prueba del 2021, tras ser décima en el Miramar Invitational, que se realizó en Florida, Estados Unidos, el pasado 10 de abril y en la cual terminó en la décima posición con un tiempo de 13 segundos y 5 centésimas (13:05).

Su entrenadora comentó a La Nación que están buscando el mejor escenario para que Andrea pueda tener la preparación adecuada para la cita olímpica, pese a la situación mundial que se está dando por la pandemia y en donde diferentes eventos se han cancelado alrededor del mundo.

“Ha sido muy complicado, hemos cambiado casi que la mayoría de las competencias. Se eliminaron por completo las pruebas en Europa y nos estamos enfocando en eventos en los Estados Unidos y ojalá sea cerca de donde ella vive en Oregon. Debemos evitar que Andrea se contagie, pero somos muy positivas y estamos muy, muy felices de que por lo menos podemos competir en los Estados Unidos, en pruebas de alto nivel”, aseguró Mena.

La estratega, quien desde principios de mes se encuentra con su hija en territorio estadounidense, comentó que ella está en muy buena forma, luego de participar en Florida e iniciar la temporada, lo cual habían esperado ansiosamente al no tener actividad en el 2020.

Emocionadas. Además, tener eventos exigentes en Oregon, donde Vargas está viviendo con su familia, es una gran motivación y les da tranquilidad.

“Los objetivos son competir bien y que ella se sienta muy bien, tanto sicológicamente como físicamente. Estamos apenas terminado el período de acondicionamiento para entrar en el período precompetitivo. Llevamos un proceso de mucha prevención, pero con un trabajo que lo respalda de una forma muy positiva. Nos encontramos emocionadas, es la segunda competencia y esperamos avanzar más en el gesto técnico y la potencia”. añadió Mena.

Dixiana enfatizó que a pesar de no tener carreras de alto nivel, Vargas se ha mantenido en una excelente forma, entrenando en su casa, en Oregón, o bien en las calles aledañas, cuando cerraron las pistas atléticas el año anterior.

“El nivel técnico y físico de Andrea es excelente. Es una vallista a la que se le enseña muy bien cómo ejecutar el gesto técnico. Es una prioridad en nuestro trabajo y puedo decir que está muy bien en ambos aspectos. Los objetivos siempre serán mejorar el gesto técnico y la potencia para competir”, aseguró Mena.

En la carrera de este sábado, en total tomarán la salida nueve atletas, entre ellas la nigeriana Tobi Amusan, quien se quedó en el cuarto lugar del pasado Mundial de Atletismo de Catar, con un tiempo de 12:49, superando a Andrea, quien en el mismo evento fue quinta con 12:64, su mejor marca hasta el momento.

A ellas se unirán las estadounidenses Taliyah Brooks, Payton Chadwick, Sidney McLaughlin y Emily Sloan, además de las jamaiquinas Brittany Anderson, Rushelle Burton y la puertorriqueña Jasmine Camacho Quinn.