Juan Diego Villarreal.   19 marzo
La entrenadora Dixiana Mena sigue muy atenta cada uno de los entrenamientos de su hija Andrea Vargas. Juntas aspiran a ganar una presea de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Fotografías: Grupo Nación

El objetivo de la entrenadora y madre de la atleta Andrea Carolina Vargas es situar a su hija mayor en lo más alto del podio en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú 2019, que se estarán celebrando del 26 julio al 11 de agosto.

Dixiana Mena realiza un trabajo metódico con Andrea, quien de lograr el primer lugar en el evento de los 100 metros con vallas, se convertiría en la primera atleta tica en ganar una medalla de oro en unas justas continentales.

Sylvia Poll, en natación, en las juegos de Indianápolis, Estados Unidos, en 1987, ganó tres oros. A ellos le sumó uno más cuatro años después en La Habana, Cuba, en 1991. Asimismo se debe agregar la del velocista Nery Brenes, en Guadalajara, México, en 2011, para un total de cinco.

De momento, la vallista igualó el pasado sábado su mejor marca personal, durante el Torneo Universitario que se realizó en el estadio Ecológico, en Sabanilla, al parar el cronómetro en 12 segundos y 90 décimas (13:90). Fue su primera prueba oficial al aire libre de la temporada.

Con ese registro, Vargas había conquistado en julio del 2018 la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, siendo la única para nuestro país.

Andrea Vargas ganó el sábado anterior el Torneo Universitario en el estadio Ecológico, en Sabanilla. La puriscaleña triunfó con un tempo de 12:90, igualando su mejor registro personal. Fotografía: Cortesía Olman Mora

“Quiero ganar Lima. Sé que es muy duro, pero para nosotros es importante. Vamos a trabajar para ganar la medalla de oro cueste lo que cueste, pero si no se da, es porque las rivales fueron mejores. Pero téngalo por seguro que nosotras vamos a poner todo de nuestra parte para lograrlo”, indicó Mena.

La mamá y entrenadora aseguró que respetan a las adversarias, conocen sus capacidades, pero también confía en su hija y el potencial que ha desarrollado.

“Nosotros respetamos a todas las rivales, pero Andrea es muy buena y debe creérselo. En Barranquilla no era favorita, pero se dejó el primer lugar en una excelente carrera. Yo sé que ella puede y para ello estamos desarrollando su velocidad”, agregó Mena.

Ver más!

Correr en 12:50. Tanto Andrea como su madre se están enfocando en mejorar su tiempo y la aspiración es poder correr en los próximos meses en un tiempo de 12 segundos y 50 décimas (12:50), con lo cual no solo pueden aspirar a un primer lugar, en la capital Inca, sino también a clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuya marca es de 12:86.

Para ello, tanto madre e hija se enfocan en mejorar la salida y el paso de las cinco primeras vallas con el fin de tener una atleta más rápida y explosiva.

"Es claro que Andrea es muy explosiva y domina muy bien el cierre, pero es claro que nos ha comido un poquito las salidas y allí es donde ella pierde con las campeonas mundiales. Debemos mejorar la potencia y la frecuencia de la primera mitad de la carrera. No es solo solo ser rápida, sino también tener mucha precisión a la hora de saltarlas para no tocarlas o quedar casi encima de la siguiente vaya al ser más rápida”, explicó Mena.

La estratega insiste en mejorar cada detalle, para no dar ventajas a las oponentes durante una prueba que se resuelve por décimas de segundo.

“Esperamos poder competir en el exterior a finales de marzo en Texas, Estados Unidos, pero sino lo logramos lo haremos en abril o mayo. La verdad no nos precisa, seguimos detallando la técnica, puliendo cada detalle con responsabilidad. Conocemos las limitaciones que tenemos, pero eso nunca ha sido una excusa para mis hijas de poder mejorar”, sentenció Mena.