Fiorella Masís.   17 septiembre

No hay un antecedente igual al que consiguió este martes Sarah Thomas, una nadadora estadounidense que cruzó el Canal de la Mancha cuatro veces sin parar, lo que se tradujo en 54 horas seguidas nadando.

Atravesar el Canal de la Mancha, que separa Francia de Gran Bretaña, es una de las nataciones más difíciles y peligrosas en el mundo.

Sarah Thomas, de 37 años, sobreviviente de cáncer, se convirtió en la primera nadadora del mundo en cruzar el Canal de la Mancha cuatro veces sin parar. Foto: Jon Washer/vía AP

En un principio Thomas iba a completar 130 kilómetros, pero las fuertes mareas provocaron que terminara nadando casi 210 km, según reportó la BBC.

Anteriormente otros nadadores habían cruzado el Canal de la Mancha (English Channel) en tres ocasiones, pero Thomas es la primera persona en el mundo en hacerlo cuatro veces. Thomas efectuó dos idas y vueltas entre Dover y Cap Gris-Nez, localidad situada en el norte de Francia.

La nadadora de 37 años empezó a nadar el domingo y concluyó este martes.

Su proeza es aún más grande porque hace apenas un año venció un cáncer de seno y por eso dedicó su victoria personal a todos los sobrevivientes de esta enfermedad.

"No puedo creer que lo hicimos. La verdad es que tengo todo (el cuerpo) bastante entumecido. Había mucha gente en la playa reunida para verme y desearme lo mejor, y fue muy amable de su parte, pero me siento mayormente aturdida. Estoy bastante cansada en este momento", dijo a la BBC al culminar.

El diario ABC de España también reportó que Thomas se alimentó con un líquido compuesto por carbohidratos, electrolitos y cafeína, para combatir el sueño y cansancio, además de jugo de manzana, esto último para mejorar el sabor. Al final de su gesta pidió chocolate y también la recibieron con champaña.

Esta fotografía muestra a Thomas nadando en el estrecho de Dover, a 16 kilómetros de la costa inglesa, en la primera etapa de su ininterrumpida natación de cuatro etapas y 54 horas. Foto: AFP / Jon Washer Photography

También tuvo que "lidiar con una picadura de medusa en la cara y con el insistente dolor de ojos y garganta a causa de la sal", detalló el sitio español.

Thomas también dijo que sentía “un poco de náuseas” después de tanto tiempo en el agua. Agradeció a su esposo y a la gente que la apoyó.

En su descripción para la BBC añadió que la parte más complicada fue el último trayecto: “Volver de Francia la última vez fue definitivamente difícil. Me llevó una eternidad y la corriente me empujó por todas partes”.

La madre de Thomas, Becky Baxter, habló con BBC Radio 4, y aseguró que había estado en otras competencias de su hija, pero este fue “el más aterrador”.

Baxter mencionó que su hija era un “fenómeno de la naturaleza”.

Este hecho asombró a propios y extraños. El nadador de resistencia Lewis Pugh alabó a Thomas en Twitter, calificándola de “extraordinaria, asombrosa, sobrehumana”.

“Justo cuando pensamos que hemos llegado al límite de la resistencia humana, alguien rompe los récords”, escribió.