Fiorella Masís. 16 julio

Mikel Landa (Movistar Team) era un claro candidato para pelear el triunfo general en el Tour de Francia... ya no lo es tanto y por eso su frustración es evidente.

El Movistar Team es el mejor equipo del Tour de Francia. Foto: Anne-Christine POUJOULAT / AFP
El Movistar Team es el mejor equipo del Tour de Francia. Foto: Anne-Christine POUJOULAT / AFP

El compañero de Andrey Amador reconoce que la caída sufrida el lunes durante la décima etapa le restó posibilidades de ganar la ronda gala, aunque al mismo tiempo intenta devolverse la esperanza.

El ciclista español perdió más de dos minutos frente a los favoritos, pero para consuelo de Movistar, Nairo Quintana sí está metido en el top 10 de la clasificación acumulada.

Lo cierto es que la mala fortuna acompañó a Landa y el pedalista no esconde la desazón, incluso un día después, con la cabeza en frío.

El Tour de Francia tuvo descanso este martes y el miércoles retomará con una etapa entre Albi y Toulouse, apta para los velocistas.

“Habrá que intentar buscar alguna etapa y volver a reengancharme como sea a la general. Iremos viendo; todavía no ha pasado el tiempo suficiente para darle la vuelta. Ahora mismo no encuentro algo que me ‘enganche’. Necesito mi luto, mis dos días malos, dejarme en paz (ríe), y se le dará la vuelta a todo y cambiará la suerte, espero”, dijo Landa un poco resignado.

Landa explicó que el lunes le daba muchas vueltas a lo sucedido y se cuestionaba su “mala suerte”.

“Hoy me levanté con algún dolor más, pero afortunadamente no fue nada: un golpe en el brazo, otro en la cara y nada más. De ánimo estoy un poco peor: otro golpe duro, del que toca remontar. Queda mucha carrera y habrá que pensar en lo que queda. Ayer sí que le daba vueltas: ¿por qué yo? ¿Por qué a mí? Venía muy bien, la carrera ayer nos iba muy bien, habría sido una gran oportunidad para acercarnos al objetivo de este Tour… y te sucede una más. Pero lo pasado es pasado. No quiero perder más tiempo en eso”, agregó.

El pedalista se fue al suelo a 15 kilómetros de que culminara la jornada, cuando estaba en el grupo de cabeza. Amador y sus compañeros pararon para protegerlo e intentar que perdiera el menos tiempo posible, pero ahora Landa está la casilla 21 a 4:15 del líder, el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step).

“Ojalá el tiempo que llevo perdido también me conceda algo más de margen para atacar, pero en el Tour es complicado: se defiende cualquier puesto, y en cuanto te acercas al décimo puesto empieza a haber muchos intereses y no se hace fácil remontar”.

Por su parte, Nairo Quintana, aseguró que en la contrarreloj individual del viernes podría perder tiempo, pero también se aferra a las etapas de montaña que faltan en los once días restantes.

“El trabajo del equipo todos estos días fue muy, muy bueno, ayer en especial estábamos todos delante hasta el infortunio de Mikel. El equipo está bien, lo tenemos en condiciones, y saliendo de la crono tendremos que plantearnos diferentes maneras para intentarlo. Hay montaña que nos vendrá bien y, junto con Alejandro (Valverde) que estará ahí apoyándonos y Mikel, nos entenderemos muy bien y sacaremos el objetivo adelante", dijo el colombiano.