Juan Diego Villarreal. 27 abril
 Emilio y Bernal Valverde se complementaron para ganar juntos por primera vez las Tres Horas de Costa Rica. Fotografía: Mayela López
Emilio y Bernal Valverde se complementaron para ganar juntos por primera vez las Tres Horas de Costa Rica. Fotografía: Mayela López

La sobriedad y experiencia de Emilio Milo Valverde y la juventud y el ímpetu de Bernal Valverde se conjugaron para llevar a la escudería Toyota al triunfo en las Tres Horas de Costa Rica.

Milo quien ganó la histórica carrera en 2005, repitió la victoria, tras conducir durante una hora y 15 minutos, mientras para Bernal fue su primer triunfo y estuvo al mando del Corolla durante 1 hora y 45 minutos, para entregarle el auto en óptimas condiciones.

El mayor de los Valverde agradeció la labor de Bernal, con quien primera vez compartió el volante de un vehículo en el CTCC y a quien le tocó iniciar la competencia.

“Fue un trabajo impresionante de la escudería Toyota. Me siento muy contento por ganar de nuevo las Tres Horas de Costa Rica, es increíble, es muy importante para el campeonato. Bernal hizo una carrera impresionante, manejó más que yo. Esa primera parte la hizo perfecta, cuidó el carro como lo teníamos planeado y al final me tocó hacer la última parte y llevar el auto al triunfo”, admitió Milo Valverde.

Por su parte, Bernal se mostró emocionado, no solo por la victoria sino además por conducir al lado de Milo.

Los primos tuvieron que sobreponerse a una serie de dificultades, el sistema de comunicación dañado y problemas con el tanque de gasolina; no obstante, al final superaron los imponderables para dejarse el primer lugar.

“Es un sentimiento súper especial seguir con un legado de tantos años. Pocas veces uno tiene esa oportunidad. Correr con Milo es especial, su experiencia, sus consejos y obviamente hacerlo en las Tres Horas de Costa Rica, una carrera tan demandante. Ya ganarla es especial y siendo un Valverde es realmente único por lo complicada que fue la competencia”, comentó Bernal.

Roy, padre de Milo Valverde, fue el primer ganador de las Tres Horas de Costa Rica en 1975. Dos años después, la ganó su hermano Jorge. En el 2005 le correspondió a Milo y en este 2019 la diosa fortuna les volvió a sonreír a Milo y Bernal.