Juan Diego Villarreal. 15 noviembre, 2019
Roberto Castro (191) y Justin Alvarado se disputarán este domingo en Puriscal el título de la categoría MX1, en el Campeonato Nacional de Motocross. Cortesía
Roberto Castro (191) y Justin Alvarado se disputarán este domingo en Puriscal el título de la categoría MX1, en el Campeonato Nacional de Motocross. Cortesía

El pupilo, el compañero de equipo que se visualizaba como el gran heredero, está punto de destronar a su maestro y acabar con una hegemonía de cuatro años en el motocross costarricense.

A sus 18 años, Justin Alvarado, del equipo Pasión MX lidera el Campeonato Nacional de Motocross en la categoría MX1 y se encamina a acabar con la dinastía de Roberto Castro, quien a sus 30 años había iniciado la campaña con el objetivo de alcanzar el pentacampeonato.

Para la última fecha, que se realizará este domingo en la lista el Zacatal de Puriscal a las 10 a. m., Alvarado llega con una ventaja de siete puntos, por lo que deben combinarse una serie de factores para que el juvenil pierda la primera posición.

Actualmente en la tabla oficial Justin tiene 361 puntos y Roberto 347, pero a estas cifras se le deben restar el peor heat del año de cada uno, por lo que finalmente Alvarado quedará en 325 y Castro en 318.

Para asegurar el cetro, Justin no necesariamente debe ganar las dos mangas que le restan, pues le basta ser segundo en los dos heats, pues aunque Castro los gana, lo superará por una unidad.

En el caso de Roberto, del Team CMX Suzuki Castro Instacredit, para reconquistar el cetro debe ganar las dos largadas y que Justin no pase de la segunda posición en una y de la tercera en otra, por lo que necesitará de la ayuda de uno de sus rivales o bien que su oponente sufra algún desperfecto mecánico o alguna caída.

Manuel Vampiro Jiménez, especialista y vos autorizada del motocross nacional, comentó que es claro que en esta temporada la juventud le está ganando a la experiencia y el cambio generacional es parte del deporte.

“Roberto fue el último de grandes pilotos como Jaison Mora,y David Chacón, que en el pasado fueron grandes animadores del campeonato. Justin fue subcampeón de MX2 en dos oportunidades y es la primera ocasión que disputa la máxima categoría de nuestro motocross, mostrando un gran nivel, por lo que se merece el título por el cual ha venido trabajando”, explicó Jiménez.

Según el experto, otro de los aspectos que influyó es que Castro viene sufriendo problemas de adormecimiento en sus brazos, porque no recibe suficiente irrigación de los vasos sanguíneos y eso le dificulta acelerar o frenar la motocicleta.

De compañero a rival. Alvarado y Castro empezaron la temporada como compañeros del Team CMX Suzuki Castro Instacredit; sin embargo, después de la segunda fecha Alvarado firmó con Pasión MX ante la sorpresa de los seguidores del campeonato.

Roberto aseguró que Justin era el piloto que lo iba a remplazar a él en el equipo, por lo que le extrañó la decisión; no obstante, comprende que así es el deporte.

“El plan era que Justin continuara en el equipo y poco a poco elevará su rendimiento. Él se adelantó al proceso y mostró un gran nivel, pero tomó la decisión de marcharse. Es un golpe más, una lección personal donde uno debe aprender y discernir entre la relación deportiva y la amistad. Yo me siento bien, quiero ganar la carrera, sé que pueden pasar muchas cosas y estoy dispuesto a lidiar con lo venga", aseguró Castro.

Justin, por su parte, prefiere concentrarse en lo deportivo al afirmar que la pista el Zacatal de Puriscal le favorece para la última fecha.

"Tenemos las mismas expectativas que en las jornadas anteriores. La idea es disfrutar y dar lo mejor de mí para obtener los resultados. La pista me gusta bastante porque cambiaron el trazado. Le agradezco al equipo Pasión MX y a Marisol Ríos quienes confiaron en mí y esperamos cerrar el campeonato de la mejor manera”, relató Alvarado.