Esteban Valverde. 11 marzo, 2016
Yeltsin Tejeda enfrentó a Gelson Fernandes del Rennes en enero del 2015.
Yeltsin Tejeda enfrentó a Gelson Fernandes del Rennes en enero del 2015.

Redacción

Yeltsin Tejeda es sincero. Vive su temporada más difícil en Francia pues su equipo, el Evian, apenas pelea para mantenerse en la segunda división al no tener el rendimiento deseado, por lo que la posibilidad de ascender se ve lejana.

El cuadro galo suma 14 derrotas, siete victorias y ocho empates, con lo que contabiliza 29 unidades; solamente lo separan cuatro de la zona de descenso.

"El año pasado fue diferente. En la temporada anterior se dieron circunstancias que nos llevaron a descender, pero teníamos buen equipo. Esta en cambio sí ha costado más, porque hemos perdido muchísimos partidos, hemos dejado puntos importantes, pero esperamos sacar esto adelante y que no pase lo peor (perder la categoría)", afirmó en entrevista con La Nación.

El contención expresó que el equipo sufrió muchos cambios cuando comenzó la temporada, debido a que llegó otro entrenador y se fue la mayoría de futbolistas con que jugaban en la primera.

"Yo estoy aquí para ayudar al equipo, ha sido difícil, pero pienso que no será la última situación a la que me enfrente; quiero estar mucho tiempo en esto del fútbol y me imagino que en otro momento me enfrentaré a cosas similares. Aunque ha sido difícil, he aprendido mucho. Si estoy aquí en el equipo es porque Dios lo quiere; yo he aprendido más que el año pasado y le pongo el pecho a las balas", explicó.

En su segunda temporada a nivel europeo, el contención ya ha tenido que enfrentarse a nuevas responsabilidades, como por ejemplo ser uno de los líderes en el camerino.

"Motivación hay todos los días, nunca la he perdido. Aquí estoy bien, tengo a mi esposa y mi hijo, yo no tengo porque dejar de luchar, esto lo escogí y lucho por mi familia, no bajo los brazos".

Yeltsin suma 1.622 minutos disputados en la temporada de la liga de ascenso, con lo que ha recuperado el ritmo de competencia de cara al año deportivo que tiene que enfrentar, en el que se incluyen juegos eliminatorios y la Copa América Centenario.

"Tengo un buen ritmo, he jugado 10 o 12 partidos de titular. Aquí los jóvenes me escuchan y me respetan bastante, eso me ayuda a madurar todavía más. Yo entreno y hago mis partidos para estar en la Selección Nacional, me siento para ir, pero la decisión queda en manos de otros", enfatizó.

Tejeda no se desanima y por el contrario añade que este tipo de situaciones pueden convertirlo en un mejor deportista y ser humano.

"Lo tomo como una enseñanza, no todo es color de rosa, uno no puede llegar al equipo que uno quiere así no más. Aquí en Francia he madurado mucho, siempre hay un tiempo de reflexión y ahí es cuando uno se pregunta por qué sucede esto, pero uno no se puede quedar ahí, pienso que hay que cambiar el chip y pasar la página rápido y saber que de lo bueno se aprende, pero de lo malo más. Hay que tener la cabeza muy fuerte", finalizó.