Fiorella Masís. 27 febrero

Desde que Keylor Navas llegó al marco del Real Madrid se ha enfrentado a dos compatriotas en la Liga española: Óscar Duarte (Espanyol) y Celso Borges (Deportivo de La Coruña).

Keylor Navas se lamenta tras la anotación de Gerard Moreno en el minuto 92, que significó la derrota del Real Madrid ante el Espanyol. Fotografía: AP /Manu Fernandez
Keylor Navas se lamenta tras la anotación de Gerard Moreno en el minuto 92, que significó la derrota del Real Madrid ante el Espanyol. Fotografía: AP /Manu Fernandez

Contra Borges suma cuatro duelos y siempre sale airoso el club blanco, mientras que ante Duarte la historia cambió este martes.

El primer juego lo había perdido el equipo perico 6-0, pero en el segundo enfrentamiento el Espanyol derrotó a los merengues, con tanto en el minuto 92.

Ese agónico gol de Gerard Moreno le permite a Duarte ser el primer tico que vence en Liga al Real Madrid con Navas defendiendo la portería.

Los resultados anteriores, antes de este triunfo del conjunto de Barcelona, mostraban clara superioridad de Navas y compañía.

El 31 de enero anterior, cuando el Real los goleó 6-0, Duarte debutó con su equipo al ingresar en el minuto 46, pero para su mala fortuna hizo un autogol en el 86'.

Óscar Duarte intenta robarle el balón a Gareth Bale. Foto: AFP / Josep Lago
Óscar Duarte intenta robarle el balón a Gareth Bale. Foto: AFP / Josep Lago

La historia de Navas con Celso tiene más antecedentes. Se inició en mayo de 2016, Borges entró en el 76' y cayó 0-2.

En diciembre de 2016 el volante empezó de titular y se mantuvo los 90 minutos, para un 3-2 en el Santiago Bernabéu.

El 20 de agosto los merengues ganaron 0-3 y Borges salió del campo en el 65'. Pero el peor recuerdo sucedió el pasado 21 de enero, cuando en la jornada 20 de la presente temporada el Madrid derrotó a los gallegos 7-1. Celso fue relevado en el 54'.

Duarte rompió con esa racha positiva de Navas, en una campaña para el olvido del equipo madridista.

Durante el juego el zaguero tico tuvo mucho trabajo y en balones detenidos le tocó marcar al español Sergio Ramos.

Por su parte, Navas realizó intervenciones importantes, pero en el tanto le fue imposible tapar un buen remate de Gerard Moreno que pico antes de llegar al marco blanco.

"Es lógico que tenemos que estar tristes, hay que aprender de esos partidos y pensar en lo que viene. No lo veo como paso atrás, esto es fútbol, se gana, se pierde, cuando se pierde hay que tener carácter para seguir adelante", dijo Navas al final del compromiso.

Ese resultado es otro paso hacia atrás para su equipo, al que se le acabó la racha positiva de cuatro victorias seguidas.

El juego lo pudo haber ganado cualquiera, porque en muchos tramos se trató de un ida y vuelta, y aunque el Madrid controló más la pelota, no fue lo suficientemente efectivo para anotar.

El Espanyol apostó a la velocidad y le dio una lección a los merengues, que antes del gol, dejaron pasar una ocasión frente al arco, en un balón que nadie llegó a empujar.

Moreno cerró una jugada que él mismo empezó, y con la ventaja de una marca floja, envió un latigazo definitivo.

El delantero le dio tres puntos al Espanyol y le impide al Madrid seguir metiendo presión por el segundo puesto, hoy ocupado por el Atlético.

Los dirigidos por Zinedine Zidane quedaron a siete puntos de los rojiblancos, pero con un partido más. Del Barcelona están a 14 unidades.

Hasta ahora para el conjunto blanco ha sido imposible enlazar más de cuatro triunfos al hilo. Tenía siete juegos sin caer, pero de ellos empató uno.

Además, entre la sexta y novena jornada ganó los cuatro cotejos y luego volvió a perder.

Eso deja en evidencia la inestabilidad en la presente Liga y recuerda que el Madrid debe poner todas sus energías en la Champions League para rescatar la temporada.

Para Navas también significó un nuevo juego encajando goles. El sábado, ante el Alavés, fue el primero del año sin recibir anotaciones, pero el último suspiro en Cornellá le impidió dejar el arco en cero.

"Las circunstancias que no están a nuestro favor, pero tenemos que ser profesionales, no tenemos que estar cerca del primer lugar para salir motivados. Muchas veces los años salen mejores que otros, no es de echarle culpa a nadie, todos ganamos o perdemos", agregó.

El próximo partido del Real Madrid será el sábado en casa ante el Getafe (1:45 p. m.)