Fiorella Masís. 22 julio

Raquel Rodríguez concluyó este miércoles su primer torneo con la camiseta de Thorns (Portland), aunque no de la forma que hubiera deseado.

Raquel Rodríguez maneja el balón durante el partido semifinal de Thorns ante Houston Dash. Foto: Twitter Thorns
Raquel Rodríguez maneja el balón durante el partido semifinal de Thorns ante Houston Dash. Foto: Twitter Thorns

Su equipo quedó eliminado en la semifinal de la NWSL Challenge Cup al perder 1-0 ante Houston Dash en Utah, donde se han desarrollado todos los partidos.

Este certamen, con un formato mucho más reducido al tradicional, fue el primero en entrar en competencia en cualquier disciplina de Estados Unidos tras las suspensiones por el coronavirus.

Al conjunto de Portland le costó entrar en sintonía, incluso en la fase previa a los play-off se ubicó en el octavo puesto, por lo que debió enfrentarse al primer lugar, North Carolina Courage.

Con los pronósticos en contra, le ganó 1-0 al bicampeón estadounidense. Rodríguez participó en ese tanto, dando la asistencia.

Este miércoles el Dash era la piedra en el camino, la cual el club de la nacional nunca pudo superar. Nuevamente, Portland encontró muchas dificultades para ser peligroso en ofensiva.

Ya lo había dicho Rocky durante los juegos anteriores, al tratarse de varias futbolistas nuevas en el equipo, como es su caso, la sincronización ha necesitado tiempo.

Tras el juego, Rodríguez comentó a este medio que todo estaba muy fresco para sacar conclusiones de esta primera experiencia con Thorns. Eso sí, reconoció tener un “sin sabor” por no acceder a la final y tampoco haber anotado.

“El grupo es muy nuevo y esperamos volver más fuertes y mejores que este año.Orgullosa de ser parte de este equipo”, agregó la volante.

Hasta ahora son apenas seis partidos juntas, con un resultado general de dos derrotas, tres empates y una victoria.

Pese a no cumplir el objetivo de conseguir la corona o al menos pelear hasta el último duelo, algo que hubiera sido histórico para Raquel, sus primeros pasos con Thorns dan buenas señales.

La nacional empezó a entrenar en su nueva casa a inicios de mayo, pese a que llegó a Portland desde marzo, pero la pandemia impidió un desarrollo normal de las prácticas.

Durante el certamen fue titular en cinco de los seis juegos, con un total de 471 minutos, es decir, estuvo en cancha el 87% del tiempo posible, dejando claro que tiene su puesto en el medio campo del técnico Mark Parsons.

De acuerdo a las estadísticas de la liga, hizo 220 pases, de ellos 160 fueron completos (efectividad del 72%)

Al igual que su equipo, este miércoles le costó tener presencia en la ofensiva. Portland lo intentó tras el gol (minuto 69), pero en realidad nunca logró acercarse al gol del empate.

Este es el cuarto año de Rodríguez en la primera división de Estados Unidos, anteriormente jugó con el Sky Blue de Nueva Jersey.

Hasta hace poco era la única costarricense en la NWSL, pero este año también se unió Shirley Cruz, quien firmó con el OL Reign, el cual quedó eliminado de la Challenge Cup en los cuartos de final.