Esteban Valverde. 1 diciembre, 2018
Cristian Gamboa actualmente juega en el Celtic de Escocia, sin embargo termina contrato en mayo. Su deseo es continuar en Europa. Fotografía: AFP
Cristian Gamboa actualmente juega en el Celtic de Escocia, sin embargo termina contrato en mayo. Su deseo es continuar en Europa. Fotografía: AFP

Con varios legionarios en el mercado de piernas, los equipos ticos podrían sentirse ante la oportunidad de reforzarse con futbolistas de lujo para el 2019.

Nombres como Mynor Escoe, Deyver Vega, Marco Ureña, Rodney Wallace, Cristian Gamboa, entre otros son atractivos, si se analiza que la mayoría cuenta con proceso de selección menor, han formado parte de la Selección Nacional Mayor y cuentan con experiencia internacional.

Sin embargo, para el jugador la primera opción no es volver al país; por el contrario, continúa buscando oportunidades afuera hasta que se agote la última.

¿Por qué el mercado nacional no es atractivo? Ante la pregunta analizamos con dos agentes de jugadores cuando se le da valía torneo tico para regresar.

Una fuerte limitación que tiene el balompié criollo es la parte económica. Los equipos nacionales en su mayoría, excepto Saprissa, Herediano y Alajuelense, cuentan con un presupuesto por futbolista de $1.500 (¢909.000) a $3.000 (¢1.818.000).

En cambio, un jugador fuera de Costa Rica, en un equipo no tradicional y una liga poco competitiva, puede obtener un contrato de $10.000 (¢6.060.000) en adelante, en ocasiones esto podría representar hasta cuatro veces más de lo que gana en el país.

Kurt Morsink, representante de futbolistas, quien asesoró a Johan Venegas para que firmara con el Saprissa, luego de su paso por la MLS, y representa a otros como Marco Ureña, Joseph Mora, Julio Cascante, manifestó que cada jugador es una situación particular.

“Es caso por caso, todas las decisiones son diferentes. Con Venegas se presentó un proyecto muy interesante futbolístico en año de Mundial (ganar ritmo y estar a la vista del seleccionador). En cambio, ahora con Ureña se tiene que presentar un proyecto económico-deportivo interesante. Siempre buscamos la mejor situación en ambos aspectos para nuestro futbolista”, manifestó Morsink.

El consejero destacó que no descartan Costa Rica de buenas a primeras como opción para jugar, para admite que se buscan opciones externas.

Actualmente, las posibilidades en Estados Unidos, Asia y los países nórdicos se imponen sobre un posible regreso Costa Rica.

José Luis Rodríguez, de la agencia Futbol Consultants, explicó las diferencias que se ofrecen fuera de territorio tico.

“El mercado nacional es un poco complicado porque volver a Costa Rica se ve como una limitación, se ve como un retroceso en la carrera; ante eso, un jugador que está comenzando su carrera deportiva no va a querer estancarse”, explicó.

Rodríguez añadió que la situación puede cambiar si el futbolista termina contrato con una edad avanzada.

"En este caso se puede entender la situación porque pueden venir a tirar los últimos cartuchos al país y llegar a los equipos grandes que son los que pagan los mejores salarios, algo así sucedió con Michael Barrantes y Jairo Arrieta", profundizó.

Barrantes hizo carrera en Noruega y China, mientras que Arrieta en la MLS. Ambos ya están en el país, en Saprissa.

Ante esto regresar a Costa Rica parece complicado para legionarios, quienes al ser el fútbol una carrera corta preponderan el aspecto económico ante cualquier situación, también cuenta el sentimiento de sentir competitivo y las ligas europeas y la MLS dan un mayor nivel y posibilidad de continuar el crecimiento.