Esteban Valverde. 16 abril
Óscar Duarte jugó durante cuatro temporadas con el Saprissa. Fotografía: Archivo GN.
Óscar Duarte jugó durante cuatro temporadas con el Saprissa. Fotografía: Archivo GN.

Un joven de 14 años llegó con toda la ilusión para vestirse de morado, sin embargo de primera entrada recibió un no como respuesta. Pero como en toda historia con final feliz, un ángel apareció para darle el empujón que necesitaba para cumplir su sueño: jugar con el Saprissa.

La historia que describimos fue la de Óscar Duarte, quien en sus inicios como futbolista fue rechazado por el staff técnico de la S y fue el entrenador José Giacone, junto a su hermano Diego, quienes en sus propias palabras salvaron su carrera.

El periodista Esteban Valverde conversa con el legionario Óscar Duarte.

Posted by nacion.com on Wednesday, April 11, 2018

El defensor costarricense participó de un chat con seguidores del Facebook de La Nación, y en un momento la pregunta del aficionado Dauber Benavides lo tomó por sorpresa.

-¿Cuál fue el momento más complicado de su paso por Saprissa?, le consultaron.

“Sí, recuerdo que yo llegué y me dijeron que no iban a contar conmigo, entonces la verdad yo estaba bastante, pues, agüevado y frustrado, pero luego cuando ya me iba José Giacone se me acercó y me dijo: 'Déjeme su número'. A los ochos días me llamó y pues hoy estoy acá”, añadió entre risas.

José Giacone, estratega que le vio al zaguero lo que otros no observaron, señaló que pese a que Duarte tenía una contextura gruesa, él logró encontrarle condiciones de un futbolista de perfil internacional.

"Yo estaba en las ligas menores de Saprissa y me dan la generación 89, era una categoría descuidada porque no jugó en un año. Me tocó salir a buscar jugadores, Óscar había estado pero en una filial, él estaba con otro entrenador que lo dejó libre por su contextura física, al final yo lo vi y le dije que se viniera a la élite conmigo... Luego, ya sabemos la historia", enfatizó.

En aquella generación estaban nombres como José Mena y Ricardo Blanco, entre otros.

Enrique Rivers, director deportivo a inicios de los 2000 en la S, le dio la autoridad a los Giacone de armar el equipo de cero, por lo que decidieron no dejar ir al joven Óscar, en aquellos años vecino de Mozotal de Guadalupe.

"Sobre todo nos convencieron las cualidades de la parte física, para la edad era un jugador alto, le vi buena técnica. Los parámetros a elegir en esas edades son la parte técnica, lo demás se mejora con el tiempo, por dicha Óscar tenía esa parte técnica", explicó el actual entrenador de Pérez Zeledón.

"Nosotros nos echamos una discusión con los que no creían en él, al final el tiempo dio la razón", añadió Diego Giacone.

Hoy el defensor sonríe al recordar este episodio, pero no esconde que cuando sucedió sí se vivieron momentos complicados.

Óscar jugó cuatro temporadas en el Saprissa, plantel con el que consiguió ser convocado a la Selección Nacional y además ganó dos cetros. En el 2012 salió al Brujas de Bélgica.

Duarte no esconde que quiere renovar con el Espanyol de Barcelona
Óscar Duarte intenta robarle el balón a Gareth Bale en un duelo ante el Real Madrid. Fotografía: AFP.
Óscar Duarte intenta robarle el balón a Gareth Bale en un duelo ante el Real Madrid. Fotografía: AFP.

A Óscar Duarte le resta el final de esta temporada y una más de contrato con el Espanyol de Barcelona, sin embargo el costarricense es claro en anunciar que le gustaría continuar vestido de blanquiazul al término de su vínculo.

Duarte llegó al conjunto perico hace dos años procedente del Brujas de Bélgica y asegura que en la Liga de España se siente muy cómodo y feliz.

El jugador, que se encuentra recuperándose de una dolencia en un tobillo, habló con La Nación desde España, al participar en un Facebook Live organizado por este diario.

“Quiero terminar bien acá, quiero terminar jugando, sé que eso me abrirá las puertas para ir a la Selección. Me queda un año más y luego a mí me gustaría seguir, estoy contento y me han tratado muy bien. Pero ya eso queda en la responsabilidad de ellos si me quieren renovar o no”, manifestó el mundialista de Brasil 2014.

El legionario ha contado con buena regularidad desde su llegada, al punto de que cuando no ha padecido de alguna dolencia ha sido de los más regulares del técnico español, Quique Sánchez Flores.

En su primera temporada, el nacional sumó 1.195 minutos, en la pasada 1.123 y en la actual tiene 990, con la salvedad de que no la pudo comenzar desde el primer juego ya que se encontraba recuperándose de una grave lesión de rodilla.

El propio estratega Sánchez Flores mencionó en entrevista con este periódico en diciembre pasado la gran confianza que le tiene al defensor.

“Desde que Quique Sánchez Flores llegó, cuando he estado bien he jugado con él, saber que el entrenador tiene confianza es importante. A nivel del equipo pues me dicen que están contentos con los dos años que llevo, ellos están felices”, destacó Duarte.

Óscar espera a finales de esta semana estar de regreso a los entrenamiento de forma normal, pero todo dependerá de cómo se sienta en la primera práctica de prueba.

“Había venido con un problema de hace un mes, tuve un golpe en el tobillo y se me hizo problema, decidimos parar y esta semana vamos a ver cómo evoluciona. Hay que ver qué sensaciones tengo, cuando estoy entrenando tengo que esperar a ver esta semana y ver si no molesta a la hora de correr”, explicó.

El seleccionado nacional agregó que la temporada ha sido dura para su club, no obstante, no renuncian a terminar en una mejor posición.

Actualmente el Espanyol está en el puesto 16 de la tabla, a 10 unidades de los puestos de descenso.

“Aquí el torneo es diferente, aquí hay más equipos. Nosotros el año anterior quedamos de octavos, este año la idea del club era que teníamos que quedar entre el ocho y el 10, estamos un poco atrás, pero hay que tratar de terminar bien para quedar lo más arriba posible”, finalizó.