Por: Fiorella Masís.   1 septiembre

Keylor Navas pasó del éxtasis a la soledad de la banca durante más de 90 minutos. Así de inusual fue el día del tico en el Santiago Bernabéu,.

El arquero recibió el jueves el premio como mejor portero de la Champions League, pero en lugar de recibir un plus por ello, fue relegado a la suplencia, en la victoria del Real Madrid 4-1 sobre el Leganés.

Al costarricense le hicieron un reconocimiento antes del partido, así como a sus compañeros Sergio Ramos y Luka Modric, mejor defensor y mejor jugador de Europa.

Fueron minutos de regocijo para el arquero centroamericano, pero él ya sabía que después su sitio estaría lejos de la portería, algo poco común en las últimas tres temporadas.

La sonrisa de oreja a oreja no se le apagó cuando posó con su premio, aunque la noticia estaba en la alineación.

Julen Lopetegui se inclinó por la titularidad del belga Thibaut Courtois, mejor arquero del Mundial de Rusia 2018.

El entrenador merengue ‘se metió’ en un embrollo difícil de manejar, pues tiene a los arqueros más destacados, si a los galardones nos remitimos.

Y aunque la incógnita de quién debe ser estelar no es nueva, parecía que este sábado era el día menos pensado para hacer una rotación, si es en lo que está pensando Lopetegui.

El panorama ideal para Navas hubiera sido festejar con sus compañeros y afición en cancha, pero fue todo lo contrario.

Sobre el césped sobresalían los 1,99 centímetros de Courtois, mientras Navas quedó relegado en la banca.

Para el belga fue un debut sumamente tranquilo, ante un Leganés nada exigente.

En el inicio del encuentro la bola ni siquiera estuvo cerca de su marco; sin embargo, rápidamente recibió el primer gol.

En el minuto 23 el Leganés por fin se acercó al área y Casemiro cometió un penal. Apenas era el primer remate de los visitantes y Courtois no pudo detenerlo al jugarse el lado contrario del remate (23’).

Ese tanto significó el empate momentáneo, pues anteriormente Gareth Bale abrió el marcador con un disparo en el 16’.

El Madrid manejó el juego a placer y eso favoreció a Courtois, quien en dos ocasiones más se dejó la pelota en remates sin ningún peligro.

Los merengues consiguieron la victoria con dos tantos más de Karim Benzema (50’ y 61’) y otro de Sergio Ramos (66’), desde el manchón blanco.

El Madrid fue eficiente, sin problemas en defensa y pura alegría de inicio a fin.

La interrogante sobre el portero titular seguirá abierta. Si por errores se trata, hasta ahora no hay nada que achacarle a ninguno de los dos.

Navas y Courtois seguirán con la competencia abierta. Para el tico la tarea es seguir demostrando lo que ya ha hecho, mientras el europeo deberá esperar un juego que le permita exigirse ante la afición.

Navas había sido estelar en los dos primeros juegos de la Liga Española y en la Supercopa ante el Atlético de Madrid.

Courtois, por su parte, volvió a la acción desde el 14 de julio, cuando su selección triunfó 2-0 ante Inglaterra por el tercer lugar de la Copa del Mundo.