Legionarios

Keylor Navas revela el día en que Dios lo regañó

Keylor Navas cuenta pasajes desconocidos de su vida, también cómo fue que nació la relación con Andrea Salas, su esposa, y contó su poco conocida faceta de padre estricto pero chineador

Keylor Navas abrió el libro de su vida y contó detalles que pocos conocen. De hecho confesó una íntima conversación que tuvo con Dios, cuando recién llegó a España para jugar con el Albacete. Pocas veces el Halcón públicamente brinda experiencias de su vida personal, sin embargo ahora lo hizo.

El portero del París Saint Germain de Francia tuvo una conversación con el cantante cristiano Daniel Calveti, con quien por un largo periodo analizó diversos temas respecto a su vida personal, pero también a su relación con Dios, por medio de un Instagram Live.

Uno de los puntos más fuertes de la charla fue cuando Keylor confesó una conversación en la que Dios, según sus propias palabras, lo regañó, ante una disyuntiva que tenía el guardavallas en su vida.

Cuando Keylor Navas pasó del Saprissa al Albacete de España, el cuidapalos siempre ha tenido la tradición de orar antes del inicio de cada encuentro de rodillas en su marco. Así lo hizo en Saprissa, también cuando arribó a territorio español, no obstante en los primeros juegos en Albacete se encontró con una realidad chocante.

“Yo siempre le dije a Dios que yo quería que la gente me viera arrodillado ante Él en grandes estadios y que él me lo permitiera, pero cuando llego a España me encuentro con una realidad muy diferente y es que cuando yo me arrodillaba la gente comenzaba a tirarme monedas, me decían insultos, también que Dios no existía, entonces se volvió en algo incómodo...”, dijo.

Ante lo vivido, Navas explicó que él mismo empezó a ver qué solución encontraba, por lo que empezó a pensar en orar antes de salir al campo o hacerlo de pie en su marco; empero, en una conversación con Dios, el Halcón fue claro en que el Ser Supremo le hizo saber que debía continuar arrodillándose.

“Dios me preguntó: ¿Qué es lo que me pide usted siempre? Y yo le dije: arrodillarme en grandes estadios... Después me dijo: ¿Cuál es su versículo favorito? Yo le dije: Gálatas 1:10 que dice: ‘Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo’... Entonces Dios me dio una regañada, me hizo entender, me dio fuerza... Y yo dije: ‘pues Jesús aguantó cosas mucho peores, yo puedo aguantar’. Y siempre me continuaré arrodillando”, mencionó.

El Keylor más reflexivo también externó su sentimiento sobre el perdón, un tema que en la vida es difícil de digerir para algunos; empero, el arquero dejó en claro que desde su punto de vista es una habilidad que se debe desarrollar en la vida.

“Perdonar a alguien que hizo algo que no nos gustó es un bien para nosotros mismos, el día que entendamos eso será más fácil perdonar, sé que hay situaciones en la vida que son complicadas, que nos marcan, pero mi consejo es que busquen de Dios para sanar heridas, además el soltar y perdonar es hacernos un bien a nosotros mismos, vamos a soltar y olvidar ese rencor. Cuando uno suelta y entrega a Dios, pues Él limpia el corazón y esa es una forma de ver el poder de Dios en nuestra vida”, resaltó.

Como parte de la charla, el jugador del PSG recordó cómo fue que se forjó su matrimonio con Andrea Salas, en donde el meta es enfático en que Dios fue quien lo permitió.

“Cuando yo llegué al estudio de Biblia fue porque yo me había convertido en algo que no era lo que yo quería, además quería que las personas vieran que yo era más que un futbolista y que me quisieran por lo que yo soy. Además me dijeron que Dios me iba a cambiar la vida y yo quería ver si era cierto... Y ahí estaba Andrea”, aseguró.

“Cuando yo empecé a sentir que de verdad me gustaba, yo la veía y decía: ‘Me gusta’. Yo le hablé como un amigo a Dios y le dije: ‘Estoy sintiendo cosas por la muchacha, si usted cree que es para mi vida déjame enamorarme, pero sino quítemela del corazón... A partir de ahí Dios nos guió”, agregó el seleccionado nacional que tiene ya más de 14 años con Salas.

F de Familia. Como parte de la dinámica de conversación las dos figuras analizaron tres ‘F’ en la charla, cuando llegó el turno de hablar sobre la ‘F’ de familia, el futbolista confesó que es un padre estricto y exigente.

“Soy muy estricto, me quejo mucho, les exijo mucho en cuestión de reglas de la casa, en el orden, en estudio, trato de darles muy buena educación, pero soy un papá que se muere por sus hijos. Yo daría la vida por Dani, Mateo y Thiago... Soy un papá que quiere el bienestar de ellos y todo lo que hago es pensando en que estén orgullosos de mí y que puedan decir el nombre del papá. Cuando las personas lo vean recuerden que había alguien con mucha fe, que creía en Dios y que eso era lo más importante”, pronunció.

Navas confesó que por su profesión se le complica ir a una iglesia los fines de semana, no obstante, por eso él busca siempre mantener estudios bíblicos activos.

“Yo creo en Dios no solo por lo que dice en la Biblia, sino por lo que ha hecho en mí, he sentido su presencia, me ha utilizado con los dones que solo Él da, creo en Él porque cambió mi vida y me ha ayudado para ser instrumento de cambio en la vida de otros y porque realmente he sentido su presencia tan fuerte y aunque yo quiera decir que no creo en Él sería negarme a él y lo que ha hecho en mí, sería negarme a mí”, finalizó.

“Cuando uno acepta a Cristo, uno nace de nuevo. Eso hará que una fuerza, nuestro mejor representante, nos dará valentía como se la dio al Rey David, nos hará crecer de manera impresionante y no tendremos explicación de cómo pasan las cosas, invito a esas personas que acepten a Cristo, es gratis, no nos van a cobrar. Es el mejor regalo que se le pueda dar a un amigo o a uno mismo”, finalizó.

Keylor Navas abrió su vida, contó cuando Dios y él tuvieron una conversación frente a frente y el guardameta comprendió desde su punto de vista cuál era la forma correcta de actuar en la vida.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.