Esteban Valverde. 9 febrero
Keylor Navas tuvo un partido reservado ante el Lyon. El tico ha firmado buenas actuaciones, pero en la diana que recibió en este juego pudo hacer mucho más. Fotografía: AP
Keylor Navas tuvo un partido reservado ante el Lyon. El tico ha firmado buenas actuaciones, pero en la diana que recibió en este juego pudo hacer mucho más. Fotografía: AP

Keylor Navas tenía un partido controlado, su equipo el PSG ganaba 3 a 0 con comodidad y superaba al Lyon en la Liga Uno; sin embargo, en el minuto 52 todo se comenzó a complicar. Un contragolpe del equipo visitante generó un mano a mano entre el arquero tico y el atacante contrario, Martin Terrier, quien disparó fuerte al centro, Navas se lanzó, pero el balón se le fue por debajo de su brazo derecho.

El Halcón miró al cielo y se recriminó a sí mismo, fue consciente del fallo que había cometido. La diana golpeó la confianza del plantel de la capital francesa, sobre todo porque su contrincante tomó un segundo aire y empezó a ver la igualdad posible. Siete minutos después, el principal delantero del Olympique, Moussa Dembélé, logró el segundo.

El 3 a 2 llegó al marcador y Thomas Tuchel, estratega alemán, empezó a inquietarse.

El teutón se vio obligado a mover las fichas desde el banco de suplentes, para así controlar el momento anímico de su rival y buscar sentenciar un partido que tenía en la bolsa.

Pablo Sarabia y Edinson Cavani entraron para recuperar la posesión de balón y, además, dar la tranquilidad en las anotaciones. El uruguayo se encargó de hacer el 4 a 2 definitivo, celebración que mató la ilusión contraria.

El partido fue extraño para Keylor, quien venía encadenando una seguidilla de actuaciones de lujo con los parisinos, de hecho había sido considerado en las últimas jornadas como clave para que el París sumara puntos. Por ejemplo, en la visita contra el Nantes una parada suya en el último minuto salvó la victoria.

El París está 12 puntos arriba de su más cercano seguidor, el Olympique Marsella, escuadra que tiene 49 unidades, mientras el París llegó a 61.

El próximo reto del club de Navas es el cotejo por los cuartos de final de la Copa de Liga ante el Dijon, el miércoles a las 11: 30 a. m; el siguiente desafío en campeonato será el sábado contra el Amiens.