Esteban Valverde.   5 diciembre, 2019
Keylor Navas realiza un paradón frente al Real Madrid, en su última visita con el PSG al Santiago Bernabéu. Fotografía: AP

Keylor Navas se abrió como pocas veces lo hace. El arquero tico quitó la fuerte armadura que siempre tiene ante las cámaras para hacer las confesiones más profundas y sentidas en los últimos años.

El Halcón con tono tranquilo, en la segunda parte de la entrevista que le realizó el programa español El Chiringuito, explicó sus sensaciones cotidianas lejos del campo de juego al afrontar la nueva aventura con el París Saint Germain.

Navas reveló dónde tiene planeado vivir cuando cuelgue sus botines, también qué hará en los primeros 365 días de su vida post- fútbol.

Como siempre, el generaleño fue claro en que en Dios tiene un pilar fundamental y único en su vida.

"Siempre los cambios son complicados, yo tenía mi vida hecha en Madrid, pero acá vamos bien. Cuando termine el fútbol voy a vivir en España, probablemente, a hoy lo que tengo decidido es eso", aseguró.

Navas inició su carrera como legionario en la Madre Patria, donde arribó al Albacete español en 2010, luego pasó al Levante y finalizó su etapa en territorio ibérico con cinco temporadas en el equipo más importante de la nación, el Real Madrid.

El Halcón no tiene planeado de momento dedicarse a nada relacionado con el fútbol, así prácticamente descartó convertirse en entrenador.

"No, entrenador no. Cuando me retire quiero invertir en mi familia, el primer año quiero unas vacaciones buenas, disfrutar a mis hijos, poder llevarlos a jugar fútbol", describió.

Keylor tiene una familia compuesta por su esposa Andrea Salas y sus hijos: Daniela, Mateo y Thiago. Ya en videos de redes sociales se ha visto a Mateo dar a conocer su pasión por la pelota.

Los ejes de la vida del guardavallas, sin duda, son Dios y su familia.

"Mi esposa, ella ha estado siempre conmigo. Siempre me he refugiado en Dios que me ha dado la fuerza, porque hay días en que no querés entrenar, estás triste, pero cuando me cambiaba y entraba a la cancha algo cambiaba y el Espíritu Santo me daba esa fuerza para luchar por lo se quería", contó.

El tico no siempre ha visto la buena fortuna de su lado en el aspecto deportivo, por ejemplo en el Levante le tocó lucha casi temporada y media para consolidarse como estelar y en el Real Madrid vivió siempre con la amenaza de que su futuro estaba en el aire.

Grandes nombres como el de Kepa Arrizabalaga, Gianluigi Donnarumma, David de Gea y Thibaut Courtois atormentaron al nacional, al final el belga llegó al Real y el centroamericano tuvo que dejar las tiendas blancas.

"En el fútbol hay muchos sacrificios. Pero yo entendí que no me puedo permitir bajar los brazos porque sería muy egoísta y mal agradecido con lo que Dios me ha dado", añadió.

En la actualidad sus ratos libres los dedica a aprender francés, también externó que sigue una dieta muy estricta desde finales de la temporada anterior.

“Con el idioma estamos aprendiendo, llevamos clases, tenemos un profesor, cuesta pero cuando vas viendo como funciona uno se motiva. Estoy más delgado, tres meses antes de que terminara la temporada anterior me puse con nutricionista, con dieta especial y lo hemos mantenido para seguir bien acá”, concluyó.

Ver más!

Más historias: