Esteban Valverde. 10 mayo
Kendall Waston fue pieza clave en el proceso a Rusia 2018, después de quedar fuera de Brasil 2014. Fotografía: Rafael Pacheco
Kendall Waston fue pieza clave en el proceso a Rusia 2018, después de quedar fuera de Brasil 2014. Fotografía: Rafael Pacheco

Kendall Waston hoy es un consolidado de la Selección Nacional; sin embargo, hace seis años se llevó el golpe más duro de su carrera deportiva: quedó fuera del Mundial Brasil 2014.

Ahora en 2020, el zaguero habla con madurez sobre aquel momento y revela los momentos más íntimos de ese aturdidor golpe a su vida. El defensor lo hizo por medio del podcast que desarrolló con su esposa, Priscilla Robles, que se llama: Los Waston, desde adentro.

Kendall no escondió que el 30 de mayo de 2014 es un día inolvidable y siempre lo tiene presente. Ese día entró al camerino de la Mayor con sus otros compañeros y escuchó de boca del estratega, Jorge Luis Pinto, que él y Carlos Hernández no iban a la Copa del Mundo.

Waston develó que la noticia de frente lo destrozó, fue como que un tren bala lo conectara en su cara. El gigante lloró como un niño, no habló y se retiró a la habitación del hotel del Proyecto Gol, donde tenía sus pertenencias.

“Ese día entrenamos, luego cada uno iba pasando al camerino porque había una famosa lista completada por nosotros mismos con el grupo que llevaría cada uno, como media hora después nos reunieron y ahí mencionaron que Carlos Hernández y yo no viajábamos. Yo solo lloré y lloré, Yeltsin Tejeda estaba a la par mía y me daba palabras, pero uno no quiere escuchar a nadie, yo solo me quedé callado, me levanté y me fui a la habitación. Llamé a Priscilla y le dije ‘estoy fuera’”, explicó.

Priscilla intentó tranquilizarlo y de una vez le dijo: 'véngase para la casa, porque su hijo lo está esperando'.

La familia celebraba pocos días de la llegada al mundo de Keysaak Waston, quien apenas tenía unos días y el defensor no había podido disfrutarlo por la concentración con el equipo patrio.

Ya en casa, Waston ni siquiera pudo bajarse del carro; Robles se abalanzó sobre él para abrazarlo.

"Yo abrí el portón, lo abracé en el carro y le dije: 'tranquilo, esto va a pasar. Yo solo quiero que esté feliz por lo que nos espera. Lo que se venga lo vamos a enfrentar juntos'", recordó.

Kendall lucía amargado, triste, totalmente 'desbaratado', según él mismo definió, por lo que después de dar una entrevista, ese mismo día al continuar con ese sentimiento de impotencia, el exsaprissista solo quería aislarse.

Como a las 9 p. m. de ese día partieron en un vehículo a una casa en Manuel Antonio, Quepos, donde se desintoxicaron por cuatro días.

“Es que el impacto fue fuerte, porque un día previo a la lista final se lesiona Saborío y yo decía: ‘hay más chances para montarse en ese avión’. Había una base, pero también estábamos otros tambaleantes. Yo viendo el grupo: Italia, Inglaterra y Uruguay decía tal vez el hombre me necesita por estatura y así cerrar algún partido, pero bueno”, pronunció.

Luego de conseguir respirar con algo de tranquilidad y de regreso en San José, al jugador se le renovaron las ilusiones porque se abrió un cupo ante una lesión de última hora de Heiner Mora.

"Se lesiona Titi, ese día teníamos algo que hacer y no lo hicimos, estábamos esperando frente al tele, esperamos hasta la noche y cuando vemos que llaman a Dave Myrie y eso fue una bofetada otra vez", expresó.

"Yo pensaba que no ir a Brasil me truncaría mi carrera, pero luego salió la recompensa y abrimos los ojos y Dios nos dio la oportunidad de Vancouver", añadió.

Priscilla Robles enfatizó que para ella misma era complejo manejar el momento.

"Mi papá y mi mamá eran un sostén increíble, ellos me decían: todo ayuda a bien a los que Dios aman... Y cuanta razón, porque eso pudo ser de lo más difícil, pero nuestra reacción determinó nuestro futuro", valoró.

Los efectos de Brasil 2014 se alargaron más pero en positivo para el jugador, porque en el proceso a Rusia 2018 fue clave al punto que se coló en la lista definitiva y hasta marcó un gol en la cita mundialista.

Por las circunstancias de la vida, un gol de Waston fue el que eliminó a la Honduras de Jorge Luis Pinto, el mismo DT que en 2014 lo había excluido de la lista.

“En el momento, yo solo dije: ‘esto es increíble, lo estamos dejando a él afuera...' Pero cuando vos decís que no era así y que la culpa por no ir hace cuatro años al Mundial era tuya, fue una lección de vida tan grande para mí”, señaló la esposa de Kendall.

“Fue una revancha personal, no contra nadie. Por que a mi quedar fuera de Brasil me enseñó que en cada llamado yo sé lo que es no estar en un Mundial, entonces esa es mi motivación de ahora en adelante”, apuntó Waston.