Por: Esteban Valverde.   21 agosto

Johnny Acosta ya suma 20 días viviendo en Calcuta, India. Sí, en la misma ciudad de la Madre Teresa, mujer símbolo del catolicismo, encargada de dar abrigo, comida y esperanza en los lugares más sumergidos en la pobreza en esta ciudad de India.

El legionario que pasó del Rionegro Águilas de Colombia al East Bengal de India le saca el aprendizaje a una nueva experiencia en el exterior.

Pese a que todavía Johnny no ha explorado a fondo Calcuta, no esconde que en pequeños traslados se nota la pobreza extrema, situación que la Madre Teresa siempre buscó combatir.

Las lonas como techo, estructuras improvisadas con palos y mantas como paredes, así son muchas de las casas que se levantan en las orillas de las concurridas calles de la ciudad, de ahí se veía salir a la Madre Teresa luego de ayudar con algún tipo de alimento a quien residía adentro.

Johnny Acosta conoce poco de Calcuta, pero ya caminó por algunas calles cercanas a su hotel. Fotografía: Cortesía

No considera el lugar como inseguro y destaca lo servicial de la gente, aunque cuesta comunicarse.

"En realidad no he explorado mucho y no he andado mucho en la calle, pero después hay cosas que uno ve cuando va a entrenar y la verdad es que sí se ve mucha pobreza", manifestó.

Johnny también dio a conocer una curiosidad que observó cuando salió por un café.

El mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018 vio cómo una persona intentaba ganarse la vida cortando pelo, pero no en un local sino en media calle.

“Un día de estos que salí por un café me vine por otra calle y ahí en la acera había un muchacho cortando pelo en media calle. También se ven cosas fuertes porque las clases sociales están muy marcadas, para nadie es un secreto cómo es la cosa aquí”, declaró.

Acosta no ha visto muchas vacas en las carreteras, como se ve en las películas. Solo observó dos y estaban en una acera, empero sí comprobó que el tráfico es una verdadera locura.

No se atreve a asegurar que sea peligroso andar en carro en India, pero sí es enfático en que si en Costa Rica hay quejas por la cantidad de vehículos, en el país que él está ahora lo que hay es un verdadero caos.

"Lo del tránsito es de locos, de locos y de locos. Es mucha la cantidad de carros y se meten por todo lado. Uno piensa que Costa Rica está lleno de carros, pero la verdad aquí es rudo y hay que andar con cuidado", relató.

A Johnny lo recogen todos los días en el hotel y lo llevan al centro de entrenamientos del Bengal; él tarda aproximadamente media hora en el trayecto. Todos los días enfrenta presas similares a las que se hacen en La Uruca, en hora pico; aún así bromea que las de Calcuta se mueven más que las nacionales.

Las principales dificultades que encontró Acosta para adaptarse a la nueva cultura fueron el idioma y el clima.

El costarricense no habla hindi y tampoco inglés, por esto ha tenido que aprender algunas palabras de inglés sobre la marcha y jugársela como el propio lo definió: ‘A como se pueda’.

"Me gustaría conocer lugares turísticos, pero por tiempo y demás prefiero esperar. Al final termina siendo un poco complicado, porque resulta que obviamente no hablo el idioma de ellos y tampoco inglés, entonces es difícil. Ahí me la he jugado", declaró.

Al tico también le toca tratar de entender conversaciones en las que se habla sumamente rápido.

La comida en India, contrario a lo que muchos piensan, no ha sido una complicación, porque al futbolista le encanta el chile.

Los platillos tienen mucho ají, una especie de condimento picante, que es muy común en la cocina india.

La fórmula para evitar malestares estomacales es sencilla: no comer lo que no se conoce. De esta forma la dieta del exjugador de Herediano se compone de pollo, pescado y arroz, básicamente.

"Al inicio tuve dudas por el cambio cultural, también las costumbres, el idioma. Al final siento que era un sacrificio para mi familia y para mi porque yo me vine solo, esto lo pongo en una balanza, siento que este sacrificio es bueno para el bienestar de la familia", declaró.

Respecto al clima, el deportista se enfrenta a temperaturas altas con mucha humedad en el ambiente.

Según contó se siente una sensación similar, pero con mayor intensidad, a estar en Guápiles.

"Al inicio sentí un poco de ahogo en los entrenamientos, pero ya me acostumbré", añadió.

Pero, ¿por qué Johnny Acosta aceptó irse a India?

“Hay que ser realistas, me vine a la India porque mi salario iba a ser mejor. Esto es como cualquier trabajo, si a usted le ofrecen más lo va a tomar, esta es una carrera muy corta”, respondió.

Johnny Acosta aceptó el reto deportivo y humano de adentrarse en Calcuta, esa ciudad en la que tanto trabajó la Madre Teresa y vive una realidad que tiene como testigos a cinco millones de habitantes que la componen, según el último cálculo.

Johnny Acosta: ‘Siempre estaré disponible para la Selección, pero entiendo que hay un cambio generacional’
Johnny Acosta en su presentación con el East Bengal. Fotografía: Facebook del East Bengal

Johnny Acosta, central estelar de Costa Rica en Rusia 2018, manifestó que nunca le dirá que no a la Selección Nacional, pero también aclaró que es consciente que será difícil integrar el camino a Catar 2022 por el proceso de rejuvenecimiento que vivirá el cuadro patrio.

Acosta tiene 35 años y de momento tiene contrato hasta mayo en la India.

“Yo quiero estar en la Selección, pero también soy consciente de que se le quiere dar prioridad a muchachos jóvenes... Esto va por procesos y, bueno, en la Federación tienen que pensar a futuro, aún así siempre estaré disponible”, dijo.

Para Johnny lo primordial es rendir, sin importar la edad que se tenga. “El fútbol es de rendimiento porque dígame que hace usted con un jovencito si le produce más el maduro. El jugador que aporta y produce siempre estará, sin importar edad”, concluyó.

El defensor todavía no ha debutado con el East Bengal de India, un plantel que asegura es un cuadro grande de la liga de India.

Acosta está esperando que el papeleo esté listo, para luego tener actividad en el certamen de copa y más tarde concentrarse en el torneo de liga.

“Este equipo te brinda todas las condiciones, la verdad es que muy bien el estadio, los campos de entrenamiento y todo. Te dan merienda, almuerzo, de todo”, señaló.

El nacional ya tuvo un primer contacto con su nueva afición, cuando en un juego de su escuadra él fue a saludar a los seguidores. Acá en Costa Rica se creyó que era su presentación, sin embargo él aclaró el tema.

“En realidad no fue una presentación, ese día fue que el equipo tenía un partido y uno de los dirigentes me dijo que fuera a saludar, eso fue espontáneo. No fue nada planeado, simplemente me dijo que fuera a saludar a la gente y yo me quedé ahí", enfatizó.