Esteban Valverde. 27 marzo
Lezcano llegó a Comunicaciones para el presente torneo, después de su paso por Antigua. Fotografía. Facebook Comunicaciones
Lezcano llegó a Comunicaciones para el presente torneo, después de su paso por Antigua. Fotografía. Facebook Comunicaciones

La primera división de Guatemala vive momentos de incertidumbre, debido a que algunos equipos son claros en que no pueden seguir compitiendo e hicieron público su deseo de que el torneo se declare desierto.

Uno votación realizada entre los cuadros participantes, el miércoles por la noche, terminó con siete votos a favor de acabar con el certamen sin ganador ni descendidos, cuatro en contra y uno sin emitirse.

La petición fue enviada a la Federación Guatemalteca de Fútbol que consultó a Concacaf la situación y prefirió seguir la recomendación del ente: mantener el torneo en pie y finalizarlo en junio. No obstante, esta determinación no es definitiva porque todo se irá aclarando según se comporte el nuevo coronavirus en tierras chapinas.

Guatemala en la actualidad tiene 25 casos confirmados, un deceso y cuatro personas que consiguieron superar la enfermedad.

Andrés Lezcano, costarricense del Comunicaciones, confirmó que hay mucha zozobra en el ambiente y al menos, desde su punto de vista, solamente quiere jugar si las condiciones son seguras.

“Ha sido muy difícil estar con la incertidumbre hasta ahora. La mejor decisión para mí es que más allá de que se termine jugando o se cancele, solo queremos estar seguros. Es importante un título, pero en estos momentos hay cosas más importantes en las cuales pensar, de regresar que sea en las mejores condiciones de salud y que podamos jugar tranquilos”, dijo.

La idea de los chapines es volver a la actividad a mediados de mayo, como también espera hacerlo Costa Rica.

Según contó Pedro Pablo Mijangos, periodista del diario guatemalteco Nuestro Diario, la principal razón que dan algunos equipos para declarar el certamen desierto es que no tienen cómo pagar salarios de los meses venideros.

“Ellos pagarían hasta marzo y después anular el torneo, eso lo votaron con siete a favor y cuatro equipos estuvieron en contra: Comunicaciones, Antigua, Municipal y Xelajú. Malacateco no votó y los demás dijeron que no iban a jugar”, mencionó.

Uno de los planteles que pasa peor situación es el Deportivo Saranate, escuadra que ya adeuda salarios. Sus jugadores se presentaron este miércoles a las instalaciones del club para pedir el pago.

“La mayoría de futbolistas continúan entrenando porque saben que se puede regresar a jugar, lo que no se tiene certeza es cuándo”, dijo Mijangos.

Las reuniones de los equipos de la máxima división de Guatemala continúan y para este jueves se tiene programada una entre presidentes para seguir midiendo los pasos a seguir.

En la actualidad, el Comunicaciones de Andrés Lezcano, Michael Umaña, Allan Miranda y Justin Daly comanda la clasificación con 28 puntos, pero si se da por finalizado el campeonato no se declararía monarca.

“Lo que se sabe es que si esa idea prospera no hay campeón, pero tampoco descendidos”; añadió el comunicador.

En Guatemala se debaten entre pagar sueldos o exponer a los jugadores.