Por: Fiorella Masís.   11 agosto

El costarricense Keylor Navas empezó con el pie derecho la competencia por la portería del Real Madrid y lo hizo ante su afición en el Santiago Bernabéu.

Por primera vez el tico jugó sabiendo que al lado tiene la presión del belga Thibaut Courtois, quien fue fichado hace tres días por el club merengue.

Keylor Navas durante el partido ante el Milan, este sábado en el Santiago Bernabéu. Fotografía: AFP

Los blancos ganaron 3-1 al Milan este sábado, durante el tradicional trofeo Santiago Bernabéu.

El duelo permitió que el técnico Julen Lopetegui alineara casi al 100% de su once para disputar el primer trofeo de la nueva temporada: La Supercopa de Europa, ante el Atlético de Madrid.

Con ese objetivo en el horizonte, los merengues salieron con Navas, Carvajal, Ramos, Varane, Kroos, Benzema, Bale, Marcelo, Casemiro, Asensio e Isco. El único cambio que se prevé para enfrentar a los colchoneros es el ingreso de Modric, que este sábado apenas jugó 15 minutos.

El que no entró a la convocatoria del fogueo contra el Milan fue Courtois, quien desde que se puso la camiseta merengue se convirtió en compañero de Navas, pero al mismo tiempo en su rival directo por la titularidad.

Por ahora Lopetegui mantiene al que ha venidos siendo estelar en los últimos tres años y el tico le respondió con creces.

Navas tuvo al menos cuatro tapadas fundamentales para impedir otro tanto de los italianos.

Con seguridad y oportuno en momentos apremiantes, el nacional respondió y dio su primera presentación en la lucha por dejarse la titularidad.

“Si Keylor ha tenido presión los últimos tres años, con el Madrid buscándole sustituto una y otra vez, el fantasma se ha hecho finalmente carne y se llama Courtois. Ahora cada acción es una prueba para él", reseñó el diario AS, que le dio una buena calificación al tico.

Los goles llegaron temprano. Apenas en el minuto 2 Karim Benzema concretó de cabeza y en el 4′ Gonzalo Higuaín hizo el 1-1. En esa acción Navas rechazó un primer remate, pero el argentino recogió el rebote y envió un disparo imposible, ajustado al palo.

Después, Navas evitó la sorpresa del Milan con un tiro de esquina directo al marco que despejó el guardameta con los puños (15').

Una de sus intervenciones más determinantes la realizó en el 26', cuando voló al primer palo para frenar un remate bien colocado de Bonaventura.

Era un duelo de ida y vuelta y los de casa resolvieron antes del descanso con el 2-1 en pies de Gareth Bale, tras aprovechar un balón suelto en el área (45').

En la segunda mitad el Milan volvió a gozar de oportunidades, pero no las aprovechó y en dos claras, Navas se los negó.

En el 68' metió una mano salvadora para quitarle el gol a Carlos Bacca y el Bernabéu le respondió con aplausos. Y apenas dos minutos después volvió a cerrar su arco con una tapada a Crutone.

Con esa actuación, el arquero costarricense se marchó del campo en el minuto 77, cuando Lopetegui hizo siete variantes y en entre ellas decidió dar espacio al joven Andriy Lunin.

El Madrid cerró la victoria con un cabezazo de Borja Mayoral tras rechazo de Donnaruma a Modric, en el 90′.