Esteban Valverde. 23 diciembre, 2020
Alexis Gamboa junto con sus compañeros en un partido del Waasland Beveren. Fotografía: Facebook del Waasland Beveren
Alexis Gamboa junto con sus compañeros en un partido del Waasland Beveren. Fotografía: Facebook del Waasland Beveren

Alexis Gamboa salió del Santos de Guápiles hace dos años. El defensor formó parte de la generación dorada de los caribeños que los convirtió en uno de los principales exportadores de jugadores.

Junto con Gamboa estuvieron talentos como Wílmer Azofeifa, Pablo Arboine e Ian Smith. Los tres regresaron al país al no conseguir consolidarse a nivel internacional; no obstante, Alexis continúa en el fútbol de Bélgica, en el Waasland-Beveren.

El espigado central no esconde que ha pasado por momentos de flaqueza mental en los que estuvo a punto de tirar la toalla y volver a Costa Rica; empero, al final la vida lo llevó a ser paciente y hoy ve los frutos de esa decisión.

Apenas con el inicio de la pandemia, Gamboa valoró seriamente la oportunidad de volver a Costa Rica, sin embargo al final su corazón lo hizo luchar por el sueño de triunfar fuera del país. Aunque equipos tradicionales como Alajuelense y Saprissa lo tentaron, él se inclinó por mantenerse en el Viejo Continente.

“La fortaleza mental ha sido algo que he trabajado mucho. Cuando llegué tuve que poner intensidad y ganas. Luego sé que no se me dio la regularidad, pero supe ser paciente y esperar mi oportunidad. Al final todo eso siento que ha dado resultados”, destacó.

En la actualidad, Gamboa suma seis partidos consecutivos como titular indiscutible y comienza a ver la luz luego de un camino lleno de piedras, donde se enfrentó a la covid-19 en carne propia.

“Ha sido un tema complicado, cuando se dio lo del virus yo estaba en Costa Rica y por los cierres de fronteras regresé tarde al club, ya que no podía salir de Costa Rica. Luego vine y recaí porque me dio la enfermedad. Gracias a Dios eso pasó, ahora estoy feliz, tranquilo y pude aguantar todas esas situaciones”, acotó.

Alexis es claro en que luego de mucho análisis y conversaciones con sus cercanos entendió que no todo el mundo tenía la oportunidad de dar el salto al exterior y menos desde un equipo como el Santos. A él le tocó vivir una situación excepcional.

Ante el chance, el defensa solamente se mentalizó en aprovechar la oportunidad.

“En dado momento quise volver al país, con Saprissa o la Liga me gustaría jugar; pero mi objetivo es seguir en Europa primero Dios sea por muchos años más. Quiero jugar, quiero seguir con regularidad, quiero ser tomado en cuenta en la Selección Nacional. Estoy trabajando fuerte para que me noten, quiero demostrar”, explicó.

El recuperador no ha sido llamado por Rónald González todavía, pero ese anhelo lo tiene entre ceja y ceja.

Aunque tiene más de dos meses con regularidad y la última fecha FIFA de Costa Rica fue en noviembre y él no fue tomado en cuenta, el futbolista no se desanima.

“Yo tengo que tener ritmo, estar a tope, estoy jugando muchísimo, entonces debo seguir por esa línea. Quiero complicarle las cosas al entrenador y sacar adelante ese deseo de estar en la Selección Nacional”, resumió.

Alexis tiene todavía muy presente cómo fue que se dio su paso al exterior y eso lo ha reforzado en los momentos en que se ha sentido débil.

“Creo que lo he tomado muy maduramente, he sabido aprovechar las oportunidades que me han dado. Para mí fue una sorpresa cuando me buscaron, porque sabía que Santos no era Saprissa o Alajuelense, pero peleábamos por puestos importantes”, dijo.

Alexis Gamboa tiene dos años y medio fuera de Costa Rica y acumula en la presente temporada 664 minutos disputados. Desde que llegó a Europa es su campaña más regular.